Personas evacuadas del lugar del atentado en Londres - AFP

Atentado Puente de Londres«Apuñalaban a todo aquel al que encontraban»

Testigos relatan cómo vivieron el ataque terrorista de Londres, con atropellos y apuñalamientos

LONDRESActualizado:

Comenzaba una noche de sábado cuando a las 22.08 se desató el terror donde nadie lo esperaba. Una furgoneta blanca con una banda amarilla, un vehículo de alquiler B&Q/Hertz, enfiló el Puente de Londres, el anterior al emblemático Tower Bridge, a unos ochenta kilómetros por hora. La furgoneta, que venía desde la City en dirección Sur, se subió a la acera y atropelló a una veintena de peatones.

Así lo cuenta Chris, un taxista que realizaba un servicio en el Puente de Londres. «Una furgoneta comenzó a llevarse por delante a muchas personas» , narró a la emisora británica LBC. Entonces decidió que él debería también actuar e intentar frenar el ataque. «Le dije al chico que iba en mi taxi que iba a intentar detenerlos y que les iba a embestir», afirma. «Me di la vuelta y estuve a punto de atropellar a uno de ellos, pero él me esquivó y tres agentes de policía vinieron corriendo hacia ellos para reducirlos».

La furgoneta continuó avanzando a la salida del puente, hasta chocar entre el pub Barrowboy and Banker y un semáforo. Tres terroristas salieron entonces del vehículo «con un puñal cada uno de unas doce pulgadas de longitud y comenzaron a apuñalar gente por Bororugh Street», explicó el taxista.

Vestían chalecos metálicos, al estilo de los de los suicidas, que resultaron ser una imitación hecha con latas. Los hombres, «de aspecto mediterráneo», según algunos testigos, avanzaron apuñalando sin piedad y repetidamente a todas las personas que encontraban a su paso por la calle Borough High Street, que conduce al mercado gastronómico del mismo nombre.

Will Orton, de 25 años, se encontraba cerca de un pub de London Bridge cuando ocurrió el atropello. «Salí del bar y al menos cien personas intentaban entrar dentro (...) No sabía qué pasaba al principio. Después cerramos la puerta por dentro pero cundía el pánico como si estuviésemos al otro lado», relató.

Mark, otro testigó, relaró en un programa de la BBC que él vio a una furgoneta blanca atropellando a un grupo de personas que cruzaba el puente londinense. «Vi cómo lanzaba a una persona metros por el aire y hasta donde pude ver, había unas cinco o seis personas tiradas en el suelo. Parecían muertas o que se estaban muriendo», sostuvo.

Natalia y Ben vieron a la gente correr cuando salieron de la entrada del metro de Borough Street. «Vi a un hombre de rojo con un cuchillo de diez pulgadas apuñalando a sangre fría a otro hombre hasta en tres ocasiones», recogía la radio de la BBC. «Luego escuchamos tres disparos y salimos corriendo», añade la pareja.

El Borough Market, cercano a la Tate Modern y al teatro Globe de Shakespeare, se ha convertido en un destino turístico y de ocio hostelero muy popular. Por la noche toda el área bulle de animación, con numerosos pubs, restaurantes y bares. En un sábado de primavera con buen tiempo había muchísimo público.

Los terroristas entraron en primer lugar en El Pastor, un bar de tacos mexicanos y a su puerta apuñalaron repetidamente a una mujer, que gritaba repetidamente «¡auxilio!». Se ensañaron con ella hasta que cayó.

Gerald Vows, de 47 años, contó a los medios que estaba viendo la final de la Champions League en el pub Ship, en el Borough Market, cuando vio a tres hombres apuñalando a una mujer. Su reacción fue intentar frenarlos arrojándoles todo lo que encontraba a mano: sillas, vasos, botellas. Respondieron tratando de ir a por él. «Iban corriendo y apuñalaban a todo aquel al que encontraban», relata otra víctima.

Por su parte, Alex Shellum,que también estaba en un pub de Londres, cercano al puente dijo a la BBC que vio a una chica de unos veinte años «tambalearse hasta entrar al pub, sangrando muchísimo por el cuello y la boca». «Nos pareció que le habían rajado la garganta», sentenció. Tras este suceso, el local se cerró al público y policías armados les pidieron que abandonaran la zona. «También vi a otro individuo al que le estaban practicando el boca a boca los servicios de emergencia»,, añadió.

Los atacantes siguieron su ronda letal avanzando en dirección al mercado. Los testigos hablan de que actuaban «con frialdad» y ensañamiento. Un hombre fue acuchillado en el pecho cuatro veces.

La policía armada se movilizó de inmediato. También aparecieron efectivos del cuerpo Trueno Azul de las SAS, las fuerzas especiales de élite del Ejército británico. La policía mató a tiros a los tres atacantes, que daban gritos de «esto es por Alá».

Algunas fuentes, aunque está poco claro, afirman que los tres terroristas fueron abatidos a tiros por la policía en el Borrough Market en solo ocho minutos desde que salieron de su furgoneta. Más tarde, a las 1.20 horas de la madrugada, se escucharon también tres explosiones sucesivas, que según se aclaró que fueron acciones controladas de las propias fuerzas de seguridad.

El miedo y la tensión se prolongaron en la zona durante media hora. La policía irrumpía en los locales de hostelería gritando «¡corred!» o «¡escondeos!». Scotland Yard difundió en las redes sociales un mensaje que recomendaba: «Corre, escóndete, avisa». Algunos pubs lograron cerrar sus puertas. En otros establecimientos los clientes se situaron debajo de las meses o se refugiaron en las cocinas. A medida que se fue aclarando la situación se podía ver a hileras de clientes saliendo a la calle y avanzando con los brazos en alto, para evitar confusiones a la policía.

Aunque la policía no lo ha confirmado «al cien por cien», cree que los tres terroristas abatidos fueron los únicos que participaron en el atentado.