Fotografía facilitada a los medios por General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF)
Fotografía facilitada a los medios por General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF)

Ángela, el misterio de la niña asesinada de forma salvaje en México que nadie conoce

Los médicos forenses determinaron que murió por un golpe en la cabeza. Padecía desnutrición y además sufrió violencia sexual

Actualizado:

La cara de Ángela se ha hecho enormemente popular en México a raíz de las fotos que publicaron en los últimos días en periódicos, portales de internet y la televisión, pero, en verdad, nadie sabe quién es esta niña de corta edad, que apareció muerta de forma brutal en Ciudad de México. De hecho, ni siquiera se llama Ángela, se lo pusieron los forenses que guardaron su cuerpo.

Antes de eso se le conocía como «La niña de la maleta», porque dentro de una de éstas fue encontrada el 23 de marzo de 2015 en el centro de la capital mexicana. Los médicos forenses determinaron que tenía 18 meses de edad cuando falleció, pero su peso era inferior al normal. Además, concluyeron que había muerto por un golpe en la cabeza. Padecía desnutrición y además sufrió violencia sexual.

En la maleta donde se la encontró había dos mudas de ropa de buena calidad, por lo que se trataría de una persona que viviera en la calle

Como informa BBC Mundo, la pequeña permaneció en el Instituto de Ciencias Forenses a la espera que algún familiar fuera por ella o aparecieras pistas sobre sus agresores. Los investigadores enviaron su foto y el perfil de ADN a todas las fiscalías y morgues del país, para compararlos con los cuerpos y archivos que tienen. La información también se envió a las embajadas de países de América, ante la posibilidad de que se tratara de una persona migrante. Tampoco hubo respuesta. Nadie parece conocer a la pequeña.

En la maleta donde se la encontró había dos mudas de ropa de buena calidad, por lo que la Procuraduría (fiscalía) General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) creen que no se trata de una persona que viviera en la calle.

Al final el Tribunal decidió sepultarla en el cementerio San Isidro donde el Tribunal compró un espacio para ella. Sin embargo, las autoridades mexicanas aún siguen esperando que alguien en el futuro la reconozca y reclame su cuerpo.