José Manuel García-Margallo y Federica Mogherini, este lunes en Luxemburgo
José Manuel García-Margallo y Federica Mogherini, este lunes en Luxemburgo - afp

La UE mantiene que Al Assad no podrá participar en futuras elecciones en Siria

Los Veintiocho reclaman a Rusia que cese los ataques contra la oposición moderada siria e influya en el régimen

Actualizado:

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) han asegurado este lunes que el presidente sirio, Bashar al Assad, no puede contribuir a «una solución pacífica duradera en Siria» y no podrá, por tanto, participar en futuras elecciones en el país. Aunque siguen divididos sobre el papel que aceptaría al mandatario sirio en la fase de transición. «No hay acuerdo. No todos estamos de acuerdo en cómo debe abordarse ese proceso», admitió el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, al término de la reunión de los Veintiocho en Luxemburgo, informa Ep.

El ministro recordó que el «punto fundamental» en discordia desde «hace mucho tiempo» es «cómo se interpretan los comunicados de Ginebra», es decir, si éstos «exigen la salida inmediata de Bashar al Assad y, por tanto, no contar con él en el periodo transitorio o contar con él». «Hay que sentarse a negociar con el régimen de Al Assad o con Al Assad mismo para llegar a altos el fuego parciales que pudiesen generalizarse hasta llegar a un alto el fuego total», explicó Margallo. Al mismo tiempo dejó claro que, aunque Bashar al Assad «debe formar parte de la negociación en el periodo transitorio y permanecer con poderes disminuidos», hay acuerdo en que «no podría, dados los crímenes que ha cometido, concurrir a esas elecciones» futuras en Siria.

«Cada vez son más los países que se inclinan por la solución que ha mantenido España desde hace mucho tiempo» de negociar con Al Assad, aseguró Margallo, quien insistió en que los Veintiocho están de acuerdo en que el dictador sirio «tiene un balance monstruoso de atrocidades contra su propio pueblo y que, por tanto, no puede formar parte del futuro de una Siria libre». «El problema es qué hacemos para llegar a esa Siria libre», resumió

«Cada vez más países se inclinan por la solución de España», dice Margallo

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, dejó claro que no se puede aceptar al presidente Al Assad «como solución a largo plazo para el futuro de Siria», pero ha abierto la puerta a «ser flexibles sobre la forma de su salida» y «sobre el calendario» para ello.

Margallo consideró «ingenuo» pensar que Rusia no iba a intervenir en Siria y dejó claro que «hay un nuevo escenario» dado que «el régimen de Bashar al Assad se está consolidando como consecuencia de la intervención rusa». Insistió en que la postura de España de hablar con Al Assad, antes considerada «herética», hoy «empieza a ser considerada canónica» porque «el peor de los males sería la continuación de la guerra», que provocaría «más fallecidos, más desplazados, más refugiados, más control territorial por parte del Estado Islámico y más presión sobre las fronteras europeas».

Francia, sin Assad

El secretario de Estado de Asuntos Europeos francés, Harlem Désir, consideró sin embargo que la transición política en Siria «debe hacerse sin Bashar al Assad», que es «el responsable principal de las víctimas» en la guerra en Siria. Désir destacó que «no habrá paz en Siria con el mantenimiento» del presidente sirio. Francia es el país más reticente a abrir la puerta a un papel del presidente sirio en la transición, algo que respalda una «veintena» de países como solución «realista» y «pragmática», como España y Alemania, según han explicado varias fuentes diplomáticas.

El único país que también ha rechazado abiertamente un papel para Al Assad en la transición ha sido Lituania, cuyo jefe de la diplomacia, Linas Linkevicius, dejó claro que «debe haber una proceso para formar una coalición de fuerzas, excluyendo a Al Assad».

«No puede haber una paz duradera en Siria bajo el actual liderazgo y hasta que los legítimos sufrimientos y aspiraciones de todos los componentes de la sociedad civil sean abordados», se limitaron a constatar los Veintiocho en el texto de conclusiones adoptado a la luz de las divisiones sobre la figura del mandatario sirio. «Hay unidad en que Al Assad es un indeseable por sus crímenes contra su pueblo y en que después de la transición no puede seguir allí, porque no tendría ninguna credibilidad ni las elecciones en las que se presentara Al Assad», resumió una fuente diplomática al tanto de las discusiones de los Veintiocho.

Los Veintiocho han reclamado asimismo a «todos aquellos con influencia en las partes, incluido sobre el régimen sirio, a utilizar su influencia para alentar un papel constructivo en el proceso que lleve a una transición política y para poner fin al ciclo de violencia». Al mismo tiempo han solicitado a Rusia que cese sus ataques en Siria, tras admitir su «profunda preocupación» por el hecho de que también han atacado a la oposición en Siria.