Hungría termina su valla de 175 kilómetros para frenar la inmigración

Croacia teme que si Hungría sella su frontera con Serbia y endurece su legislación, miles de refugiados se desvíen hacia su territorio

Actualizado:

Los 175 kilómetros de valla alambrada ya están listos. Hungría ha concluído la instalación, de metro y medio de altura, a lo largo de su frontera con Serbia, construida con la intención de frenar la llegada masiva de inmigrantes que atraviesan el país buscando refugiarse en la Unión Europea.

Sin embargo, esta alambrada no parece surtir el efecto deseado, por lo que las autoridades continúan con la construcción de una segunda valla, más sólida y de cuatro metros de altura, que esperan concluir en noviembre.

Además, el Parlamento húngaro debatirá la próxima semana establecer penas de cárcel por cruzar de forma ilegal su frontera y autorizar el uso, en determinadas circunstancias, de pelotas de goma y gases lacrimógenos. El último intento del Gobierno nacionalista de detener la afluencia masiva de refugiados procedentes de zonas de conflicto, como Siria o Afganistán, que utilizan la ruta de los Balcanes para llegar a Europa Occidental, especialmente Alemania, Austria y los países escandinavos.

El Gobierno del conservador Viktor Orbán había anunciado en junio su controvertido plan de levantar la valla para parar la inmigración que entra en Hungría desde Serbia.

El número de refugiados que a diario cruzan la frontera, provenientes de países en conflicto ha oscilado en las últimas semanas entre los 1.000 y 3.200. La policía local ha informado este domingo de que ayer las autoridades interceptaron a 3.080 refugiados que cruzaron ilegalmente esa frontera, entre ellos 670 menores.

Croacia

Ahora Croacia teme que si Hungría sella su frontera con Serbia con una valla y endurece su legislación por el cruce ilegal de fronteras, miles de refugiados se desvíen hacia su territorio para llegar a Europa Occidental.

Croacia es un país de la Unión Europea (UE) que linda con Serbia por el este, por lo que podría ser una alternativa sencilla para aquellos refugiados que quieren llegar a Austria y Alemania para solicitar asilo sin tener que pisar suelo magiar.

«Cuando Hungría termine la valla, son posibles dos escenarios: que los refugiados se desvíen hacia Croacia, y, en mi opinión algo más probable, que pasen por Rumanía», señaló a Efe Drago Zuparic, del Instituto de Migraciones de Zagreb.

Puesto que gran parte de la frontera croata-serbia está formada por el río Danubio, es de esperar que los refugiados intenten pasar a Croacia por un estrecho tramo no fluvial llamado «segmento verde», al sur de la ciudad croata de Vukovar, explica Zuparic.

Una vez en Croacia, la ruta más cercana para acceder a un país del espacio Schengen sería entrar a Hungría, por ejemplo desde la región norteña croata de Barania, que queda a unos 100 kilómetros del punto de entrada en la frontera croata-serbia. Otra posibilidad sería viajar por la autopista A3 durante unos 300 kilómetros hacia la frontera con Eslovenia.