Migrantes esperan a ser inscritos en un nuevo campo de refugiados en la frontera serbia
Migrantes esperan a ser inscritos en un nuevo campo de refugiados en la frontera serbia - efe

Más de 2.000 inmigrantes han entrado a Hungría por Serbia en las últimas 24 horas

Es la mayor cifra registrada para un solo día y se produce pocos antes de la finalización de una valla para detener la entrada de inmigrantes, que se inaugurará el próximo 31 de agosto

Actualizado:

Una cifra récord de más de 2.000 inmigrantes que han atravesado la frontera serbia para entrar en Hungria, país de la Unión Europea, en las últimas 24 horas, según la Policía húngara. Es la mayor cifra registrada para un solo día, y se produce pocos antes de la finalización en este país de una valla para detener la entrada de inmigrantes, que se inaugurará previsiblemente el próximo 31 de agosto.

Miles de inmigrantes, muchos de ellos refugiados de Siria, han cruzado este lunes los Balcanes en autobús y barco, en un esfuerzo de los países de la región por conseguir que lleguen a Europa Occidental más rápidamente.

Alrededor de 8.000 personas han cruzado la frontera con Serbia en un plazo de 24 horas, caminando unos cinco kilómetros hasta un centro de recepción en la localidad serbia de Presevo, donde 25 autobuses les esperaban para trasladarles hacia el norte.

Asimismo, trenes y autobuses adicionales han partido de la frontera sur de Macedonia, que ha visto cómo aumentaba el número de llegadas desde que Grecia empezara a trasladar a los refugiados desde las islas hacia el continente.

Una cifra récord de 50.000 personas llegó a las costas griegas durante el mes de julio, golpeando la economía del país, que sufre una de las peores crisis de las últimas décadas. La mayoría de los inmigrantes huyen de la pobreza y el conflicto en Oriente Próximo, África y Asia.

En Serbia, las autoridades y las agencias de ayuda humanitaria han instalado tiendas de campaña y han repartido comida y documentos para autorizar su paso por el país hacia Hungría, donde comienza la zona Schengen.

Es la primera vez desde el colapso de Yugoslavia en la década de los noventa en la que se registran estos movimientos tan masivos de población. Durante el conflicto, miles de bosnios, croatas, serbios y albanos se desplazaron a países de Europa Occidental.

El problema podría empeorar debido a que Hungría, miembro de la Unión Europea, está construyendo una valla en los 175 kilómetros de frontera que comparte con Serbia para evitar la entrada de inmigrantes.