Manifestación contra el asesinato de Rubén Espinosa - reuters
méxico

La Fiscalía confirma que el fotoperiodista Rubén Espinosa recibió un disparo en la cabeza

Las autoridades han detallado que las cinco víctimas presentaban una herida producida por disparo de un arma calibre 9 milímetros

Actualizado:

La Fiscalía de Ciudad de México ha confirmado la muerte de un fotoperiodista que denunció haber sido amenazado por el ejercicio de su labor, y ha asegurado que investiga el caso junto a una fiscalía especial del Gobierno mexicano para delitos contra la libertad de expresión.

El fotógrafo Rubén Espinosa, de 31 años, fue asesinado de un disparo en la cabeza el viernes por la noche junto a cuatro mujeres en una vivienda ubicada en un céntrico barrio de clase media de Ciudad de México, en un incidente de violencia inusual para la capital del país.

Espinosa llegó a la ciudad a comienzos de junio procedente del estado oriental de Veracruz, donde dijo que había recibido amenazas y sufrido acoso debido a su trabajo periodístico.

«La procuraduría capitalina (...) por supuesto que tiene la sensibilidad de agotar todas y cada una de las líneas que nos lleven al esclarecimiento de los hechos, incluyendo por supuesto los datos que tenemos respecto a la entidad de Veracruz en donde desarrollaba la actividad de periodista», ha agregado el fiscal capitalino Rodolfo Ríos Garza en una rueda de prensa.

Veracruz es considerado uno de los estados más peligrosos para ejercer el periodismo en México, con numerosas agresiones reportadas y al menos 17 periodistas asesinados desde el 2000, según datos de la organización internacional de protección de periodistas «Article 19».

Dicho grupo, que había emitido una alerta por la desaparición de Espinosa, publicó en marzo un informe que reveló que los ataques y amenazas contra periodistas mexicanos se incrementaron un 80 por ciento en los últimos dos años.

Ríos Garza ha informado además que las demás víctimas son una ciudadana colombiana de 29 años, una maquilladora de 18 años originaria del estado norteño de Baja California, una promotora cultural de 32 años originaria de Chiapas, y una empleada doméstica de 40 años, proveniente del Estado de México.

La Fiscalía ha detallado que todos presentaban una herida en la cabeza producida por disparo de un arma calibre 9 milímetros. Las investigaciones también han determinado la comisión de delito de robo ya que el departamento fue saqueado, ha concluido el fiscal.