Canadá detiene a diez jóvenes que planeaban unirse al Estado Islámico

El abogado de uno de los detenidos ha asegurado que su cliente es una «víctima» y que se le reclutó a través de internet con la promesa de «una vida mejor»

Actualizado:

La Policía Montada de Canadá detuvo este fin de semana en Quebec a diez jóvenes que presuntamente planeaban abandonar el país para unirse a grupos yihadistas, informó hoy esa fuerza de seguridad en un comunicado.

Los agentes detuvieron a los sospechosos en el aeropuerto Pierre Elliott Trudeau de Montreal y les retiraron los pasaportes, aunque por el momento todavía no se han presentado cargos contra ellos.

Según Radio-Canada, la Policía fue alertada de los planes de los menores por sus padres, y el abogado de uno de los jóvenes defendió a su cliente asegurando que él es una "víctima" a quien se reclutó a través de internet con la promesa de "una vida mejor".

El ministro canadiense de Seguridad Pública, Steven Blaney, dijo no poder dar detalles de la operación, pero elogió a las fuerzas de seguridad por su "vigilancia continuada para mantener nuestras calles y comunidades seguras ante la amenaza terrorista global".

"El movimiento yihadista internacional ha declarado la guerra a Canadá. No nos quedaremos a un lado, sino que nos uniremos a nuestros aliados para acabar con el Estado Islámico (EI)", indicó Blaney.

El pasado mes de diciembre, el EI lanzó un vídeo en el que uno de sus integrantes, el canadiense converso John Maguire, pidió que se perpetrasen ataques en el país.

En el vídeo de seis minutos filmado en Irak o Siria, Maguire, que es identificado con el nombre árabe de Abu Anwar el-Canadi, solicitó a musulmanes canadienses que lancen ataques en Canadá para vengar la participación de aviones de combate del país en el bombardeo de posiciones del EI en Irak.

"O haces tus maletas o preparas tus explosivos. O compras tu billete de avión o afilas tu cuchillo", proclamó Maguire en inglés en el vídeo, distribuido por EI en las redes sociales.

Maguire puso como ejemplo los ataques cometidos por Martin Couture-Rouleau y Michael Zehaf-Bibeau en territorio canadiense, en el que murieron dos militares, uno en Montreal y otro en Ottawa.