Jean-Marie Le Pen y su hija Marine, en un acto juntos el pasado 1 de mayo
Jean-Marie Le Pen y su hija Marine, en un acto juntos el pasado 1 de mayo - Reuters
Francia

Jean-Marie Le Pen, tras su exclusión del FN: «Me da vergüenza que Marine lleve mi apellido»

El fundador del Frente Nacional carga contra su hija y presidenta del partido, acusándola de traición y felonía

Actualizado:

Jean-Marie Le Pen ha decidido repudiar a su hija Marine, tras la decisión del comité ejecutivo del Frente Nacional (FN, extrema derecha) de suspender su condición de militante y adherente del partido que él mismo fundó.

Impulsando al comité ejecutivo del FN de retirar a Jean-Marie Le Pen la condición de adherente al partido, Marine Le Pen clavó un puñal envenenado en la espalda política de su propio padre, a media tarde del lunes.

Horas más tarde, Jean-Marie Le Pen reaccionaba con extrema brutalidad pasional: «Siento vergüenza que la presidenta del FN lleve mi apellido. Espero que lo pierda cuanto antes. No reconozco ningún lazo personal con alguien que me ha traicionado de manera tan escandalosa».

La mañana del martes, el patriarca de la extrema derecha agravaba sus críticas de fondo contra su hija: «Marine Le Pen no merece llevar ese apellido ni postular a la candidatura de la presidencia de la República. No tiene la moral suficiente para representar al pueblo francés”.

Entrando en un terreno tan íntimo y vidrioso, el fundador del FN ha ironizado con crueldad, diciendo «esperar» que su hija se case con su compañero actual, Louis Alliot, o con su «lugarteniente» político, Florian Philippot, lanzando contra su propia hija una andanada de fango.

Marine Le Pen tiene tres hijos de dos matrimonios anteriores a su relación amorosa con Louis Aliot, padre de dos hijos de dos relaciones amorosas anteriores.

Philippot, por su parte, es el primer homosexual que ocupa el cargo de vicepresidente del FN, que los amigos políticos de Jean-Marie Le Pen califican agriamente de «club gay».

Deseando que su propia hija pierda su apellido para pasar a convertirse en «señora Aliot» o «señora Philippot», Jean-Marie Le Pen instala el enfrentamiento político con su hija en un terreno familiar muy particularmente atroz.