Un hombre acude a uno de los eventos de la campaña electoral israelí
Un hombre acude a uno de los eventos de la campaña electoral israelí - EFE
Elecciones 2015

Las claves de las elecciones en Israel

Cinco preguntas básicas para comprender en qué consiste esta cita electoral y cómo se formará el nuevo Gobierno israelí

Actualizado:

Israel celebra este martes 17 de marzo unas elecciones generales en las que nada parece seguro. Mientras el hasta ahora primer ministro Benjamin Netanyahu busca revalidar de nuevo su cargo, los sondeos ponen de manifiesto la existencia de un número relativamente alto de indecisos, lo que dibuja un desenlace difícil de prever. Estas son las principales claves de esta cita electoral.

¿Por qué se celebran elecciones anticipadas?

Después de múltiples idas y venidas y de meses de inestabilidad, Netanyahu decidió el cese de los ministros de Finanzas, Yair Lapid, y de Justicia, Tzipi Livni, por su «oposición» a la política del Gobierno. «No toleraré esta oposición desde dentro», afirmó entonces el 'premier' israelí, en referencia a la actitud en las últimas fechas de Lapid y Livni. «En las últimas dos semanas y hasta el último día, Lapid y Livni han atacado al Gobierno contundentemente», aseguró entonces.

Ese mismo mensaje fue el que manifestó el 2 de diciembre, día en el que anunció la convocatoria de elecciones anticipadas.

¿Cómo es la población israelí?

El Estado de Israel, situado en Oriente Medio, a orillas del Mediterráneo, comparte fronteras con Líbano, Siria, Jordania y Egipto, además de mantener vecindad con la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Cuenta con 8.290.000 habitantes (2014), de ellos son judíos (74,9%); musulmanes (17,3%); cristianos (1,98%) drusos (1,7%); otras minorías y grupos no definidos (4,12%), entre estos últimos, numerosos cristianos rusos no declarados oficialmente como tales, según datos de la agencia Efe.

¿Qué partidos se presentan?

Una treintena de partidos concurrirán a las próximas elecciones generales israelíes, de las que saldrá un nuevo primer ministro y un nuevo parlamento. Pese a esa cifra, la mayoría de las formaciones no suelen superar la barrera del 3,25% de los votos que dan acceso a la Kneset (Parlamento), constituida por 120 diputados.

Según todos los sondeos, los partidos que podrían tener representación en la 20ª legislatura son los siguientes. Campo Sionista, la nueva plataforma que aglutina al partido laborista de Isaac Herzog, y la de Hatnuá, de Tzipi Livni. Likud, la formación con la que Netanyahu aspira a su cuarto gobierno. Hogar Judío, con Naftalí Bennet. Lista Árabe Común, con Ayman Odeh, nueva formación en la que están reunidos por primera vez los partidos árabes israelíes y que ha irrumpido en las encuestas como tercera fuerza política. Hay Futuro, con el antiguo ministro de Finanzas en el último gobierno de Netanyahu, Yair Lapid. Todos Nosotros, nueva formación socio-liberal creada en 2014 y liderada por el antiguo ministro de Comunicaciones y Asuntos Sociales, Moshé Kahlon. Shas, que participa por primera vez en unas elecciones sin el impulso que le daba el rabino Ovadía Yosef. Mertez, con Zehava Galón. Israel es Nuestro Hogar, del ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman. Judaísmo Unido de la Torá, del rabino Yaakov Litzman, que lidera un colectivo que representa a la comunidad ortodoxa askenazí.

¿Cómo es el sistema electoral israelí?

Israel cuenta con un sistema de representación proporcional, lo que implica que los 120 escaños del parlamento israelí (Knesset) se asignan en proporción al número de votos que cada partido ha recibido. A los candidatos se les asigna escaños según el orden en el que aparecen en la lista del partido. A la cabeza de la lista suele estar el líder del partido, que coincide por norma con el candidato del partido para primer ministro.

La historia de Israel suele estar vinculada a procesos electorales que derivan en coaliciones gubernamentales ya que ninguno de los partidos logra normalmente alcanzar los 61 escaños que se necesitan para tener la mayoría simple. La fragmentación parlamentaria es tal (13 partidos en la última legislatura) que se hace necesaria una coalición de al menos cuatro o cinco formaciones para alcanzar la mayoría, lo que provoca una interminable inestabilidad política.

¿Cómo se ha vivido el proceso de paz en la campaña?

La reanudación del proceso de paz con los palestinos y las perspectivas de resolver el conflicto de Oriente Medio casi no ha ocupado un hueco en la agenda electoral israelí, dominada por Irán, cuestiones de seguridad o cuestiones socio-económicas.

Esta situación no es una novedad, ya que la ausencia de un papel principal a la búsqueda de la paz es una tendencia que se ha ido agudizando elección tras elección. De hecho, las únicas formaciones que han hablado alto y claro de la necesidad de la paz con los palestinos, han sido la izquierdista Meretz, que podría tener problemas para alcanzar el umbral electoral, y los partidos árabes, que, como ya se ha citado, concurren unidos por primera vez y han descartado formar parte de un gobierno israelí hasta que no cese la ocupación.