Una mujer pasa junto a un enorme retrato de Erdogan en Estambul
Una mujer pasa junto a un enorme retrato de Erdogan en Estambul - aFP
Turquía

Erdogan dice que hombres y mujeres nos son iguales, sino «equivalentes»

El presidente turco arremete también contra las feministas, de las que dice que «no entienden el concepto de maternidad»

Actualizado:

Como ya viene siendo habitual cada vez que comparece en público en los últimos tiempos, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan volvió a sembrar ayer la polémica, esta vez al negar la igualdad entre hombre y mujer. Lo hizo durante una Cumbre sobre Mujeres y Justicia preparada la Asociación Mujeres y Democracia, una organización conservadora de defensa de los derechos femeninos cercana al Partido Justicia y Desarrollo (AKP) que lidera el mandatario turco.

Aparentemente, Erdogan, quien defendió la necesidad de que hombres y mujeres sean totalmente iguales ante la ley, pretendía exponer un punto de vista «justo» que reconociese las características y necesidades de cada género. Pero el tono discriminatorio de sus palabras ha levantado ampollas.

«Cuando miramos a los seres humanos desde el punto de vista de la justicia, la eliminación de la discriminación entre hombres y mujeres sería posible de una forma mucho más justa, humana y consciente. ¿Qué necesitan las mujeres? A veces, dicen: igualdad entre hombres y mujeres. Pero la igualdad entre mujeres y la igualdad entre hombres es más correcto. Lo que es particularmente esencial es la igualdad de las mujeres ante la justicia», comentó el presidente turco. «La igualdad convierte a la víctima en opresor por la fuerza, o viceversa. Lo que las mujeres necesitan es ser equivalentes, antes que iguales», aseguró.

«Naturaleza delicada»

A partir de ese momento, Erdogan se lanzó a un discurso que dejaba clara su ideología islamista y el rol ideal que el presidente turco atribuye a las mujeres, prácticamente circunscrito a la procreación. «No puedes poner a mujeres y hombres en la misma posición. Eso va contra la naturaleza, porque su naturaleza es diferente. Por ejemplo, en la vida laboral, no puedes imponer las mismas condiciones a una mujer embarazada que a un hombre», afirmó. «No puedes igualar a una mujer que tiene que darle el pecho a su hijo con un hombre. No puedes hacer que las mujeres lo hagan todo como los hombres igual que hicieron los regímenes comunistas. Esto va contra su naturaleza delicada», dijo.

Citando una frase atribuida al profeta Mahoma, que asegura que «el Paraíso se halla a los pies de las madres», Erdogan afirmó: «Nuestra religión ha definido una posición para las mujeres: la maternidad. Algunas personas pueden entender esto, mientras que otras no pueden. No se puede explicar a las feministas porque no aceptan el concepto de maternidad», añadió posteriormente.

Es conocida la obsesión de Erdogan por el número de hijos que deben tener las mujeres turcas, a quienes ha instado a engendrar al menos tres vástagos «por la patria». Por el mismo motivo, ha arremetido en repetidas ocasiones no solo contra el aborto, sino también contra las cesáreas, que impiden que una mujer pueda tener más de dos criaturas. Según el Índice de Igualdad de Género del Foro Económico Mundial 2013 (el último disponible), Turquía se encuentra en el puesto 120 de 136, por debajo de países como Emiratos Árabes Unidos, Nigeria, Brunei o Bangladesh.