Una réplica de un avión de combate británico Typhoon Eurofighter preside la entrada del Celtic Manor Resort, lugar de la cumbre en Newport (Gales)
Una réplica de un avión de combate británico Typhoon Eurofighter preside la entrada del Celtic Manor Resort, lugar de la cumbre en Newport (Gales) - afp

Rajoy defenderá ante la OTAN la prioridad por el «flanco Sur»

La luchas de las milicias libias y el terrorismo islamista en el Sahel preocupan al presidente español tanto o más que la crisis en Europa del Este. Sin embargo, España enviará en 2015 aviones de combate al Báltico ante la amenaza de Rusia

Actualizado:

El presidente Mariano Rajoy participa hoy y mañana en la Cumbre de la OTAN de Newport (Gales) con el objetivo de hacer valer ante la Alianza Atlántica que las amenazas provenientes del «flanco Sur» son tanto o más acuciantes que las tradicionales del Este.

Yihadismo en el Sahel, un estado fallido en Libia, tragedias humanitarias por los flujos migratorios en el Mediterráneo, nuevas rutas de la droga desde el golfo de Guinea hacia el norte de África o la bomba demográfica que amenaza a medio plazo a una región sin perspectivas económicas centran la preocupación española en materia de Defensa y seguridad.

Sin embargo, la guerra en Ucrania centrará la reunión de los 28 líderes con el presidente estadounidense, Barack Obama, a la cabeza. La OTAN prevé medidas de apoyo militar a los países aliados que se sienten amenazados por la Rusia de Putin (los Bálticos, Polonia y Rumanía). También escenificará su respaldo político a Ucrania.

En este asunto capital, España también fijará posición y participará solidariamente. He aquí las «claves españolas» de la reunión que hoy arranca en el Celtic Manor Resort.

El tema «Sur»

«España no quiere que la Cumbre de Gales se convierta en un monográfico sobre Ucrania», repiten fuentes diplomáticas. Con tal motivo, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, participó el pasado viernes en Venecia en una «minicumbre» con sus homólogos francés, italiano y portugués. Los cuatro países mediterráneos tendrán así una posición común: «Reconocer la prioridad de la situación en Ucrania pero subrayar como preocupación permanente de la OTAN la situación en el norte de África y en Oriente Medio».

EE.UU., Turquía y Grecia también cuentan con sensibilidad hacia el «flanco sur». El caso de Washington es claro, incluso ha reforzado su presencia militar en la base de Morón de la Frontera (Sevilla) para reaccionar ante amenazas en el norte de África.

El documento final acordado en la Cumbre de Gales reflejará esta preocupación por el «flanco Sur». El objetivo, según las mismas fuentes, es que esa mención sirva para desarrollar una «Estrategia Flanco Sur de la OTAN» en un año, un plazo un tanto optimista.

Cazas españoles en el Báltico

España desplegará cuatro aviones de combate «Eurofighter» en los países Bálticos el próximo 1 de enero de 2015. El turno español estaba previsto para 2016, sin embargo, la guerra de Ucrania y el temor desencadenado en los países del Este han provocado el refuerzo aliado de la «Policía Aérea del Báltico», una misión militar rotatoria por cuatro meses iniciada en 2004 tras la inclusión de Estonia, Letonia y Lituania en la OTAN. El objetivo es proporcionar una respuesta aérea rápida ante violaciones de su espacio aéreo.

Un plan de despliegue rápido en el Este

En la Cumbre se aprobará el denominado «Readiness Action Plan» (Plan de Acción para la Preparación). «Se trata de utilizar bases militares ya existentes en países del Este para facilitar la llegada de nuevas tropas de la OTAN, de modo rotatorio y no permanente, y tener una presencia disuasiva para reforzar a nuestros aliados en el Este. Así se incrementarán el número de maniobras».

España ha puesto a disposición de la Alianza Atlántica el cuartel general de Bétera y un batallón mecanizado de rápido despliegue. Este Plan de Acción de Preparación es otra medida para reforzar la seguridad ante la amenaza de Rusia. «En la Cumbre mostraremos la plena disposición española a contribuir a la Defensa colectiva de la OTAN», recalcan las fuentes diplomáticas.

Desde el punto de vista del despliegue naval de la OTAN, España participa ahora y hasta mediados de diciembre con la fragata «Almirante Juan de Borbón» (F-102) en la Agrupación Naval Permanente de la Alianza por aguas internacionales del Mediterráneo y con el cazaminas «Duero» (M-35) hasta finales de octubre en una agrupación naval de medidas contraminas.

Apoyo con material militar no letal

«La Alianza Atlántica reiterará su condena a la anexión de Crimea por parte de Rusia. No obstante, en cuanto a la guerra de Ucrania se dejará claro que la solución no es militar sino política», explican las fuentes diplomáticas que apunta a las sanciones como el instrumento para frenar el expansionismo de Putin en Ucrania.

El apoyo político a Ucrania, e incluso militar, fue escenificado también por España el pasado lunes cuando el Ministerio de Defensa hizo entrega en Kiev de material militar no letal a las Fuerzas Armadas ucranianas: 300 cascos y 500 chalecos antifragmentos.

Presupuestos: 2% del PIB

La OTAN pedirá más compromiso a los aliados, cuyos gastos militares han descendido un 20% durante la crisis -en España, han bajado un 32% desde 2008-. En cambio, en Rusia aumentaron un 50 por ciento, por ejemplo. Aquí EE.UU. llevará la voz cantante, cansada de llevar el peso de la Defensa en la OTAN. España destina un 0,93% del PIB a la Defensa. El documento de la Cumbre podría volver a subrayar la necesidad de que todos los aliados eleven «progresivamente» esa cifra al 2 por ciento.

España permanecerá en Afganistán

España ya ha subrayado su compromiso de permanecer en 2015 en la nueva misión «Resolute Support» (Apoyo Decidido»). No obstante, se está a la espera de que EE.UU. firme el nuevo acuerdo militar con el futuro presidente afgano. Si fructifican esas negociaciones, las tropas españolas permanecerán en 2015 en Herat con unos 300 efectivos para la gestión del aeropuerto militar y el hospital de la base. En todo caso, en 2016 no habría presencia de la OTAN en Afganistán.