Las milicias prorrusas de Slaviansk liberan a los inspectores europeos retenidos en Ucrania

La OSCE ha confirmado que los milicianos separatistas han liberado a sus observadores militares, retenidos desde el pasado 25 de abril

Actualizado:

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha confirmado que los milicianos separatistas prorrusos del este de Ucrania han liberado a sus observadores militares retenidos desde el pasado 25 de abril.

«Los observadores militares han sido liberados, pero no vamos a hacer ningún comentario más hasta que no lleguen a un lugar seguro», declaró la portavoz de la OSCE, Natacha Rajakovic.

«Esto ha sido un acto voluntario y humanitario. Estamos muy agradecidos al jefe de la ciudad», anunció por su parte Vladimir Lukin, enviado especial del presidente ruso, en alusión al autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov. Lukin, quien cifró en doce los liberados por los insurgentes, expresó su esperanza de que la liberación sea el primer paso para la pacificación de la situación en la zona.

«Nos gustaría que esto fuera seguido por otros actos humanitarios, en particular, el cese de los enfrentamientos y que las partes se sienten en la mesa de negociaciones», destacó. Los insurgentes prorrusos acusaban a los inspectores —tres alemanes, un polaco, un danés y un checo— de espiar para la OTAN.

Esta semana Putin criticó a los inspectores militares por no coordinar su llegada a la región minera de Donetsk con los insurgentes prorrusos, que controlan varios edificios gubernamentales. Según las autoridades, los milicianos prorrusos mantienen secuestrados en Slaviansk a varios militares ucranianos y a varios periodistas. Unos 140 observadores de la OSCE se encuentran desde finales de marzo en Ucrania en una misión especial, aprobada por consenso entre los 57 países adheridos a la organización, o sea, también por Rusia.

De forma paralela, se encontraban en el país un equipo de siete observadores militares europeos, compuesto por tres alemanes, un polaco, un sueco, un danés y un checo. Ha sido este grupo de militares, que actúan bajo el amparo de la OSCE pero no forman parte de ninguna misión gestionada directamente por esa organización multilateral, el retenido por los separatistas cuando viajaban en un autobús junto a un traductor alemán y cinco militares ucranianos.

Hasta este sábado los insurgentes sólo habían puesto en libertad a uno de los siete inspectores, el sueco Thomas Johansson, por motivos de salud y por el hecho de que su país no es miembro de la OTAN. Occidente había instado a Rusia a ejercer su influencia sobre las milicias prorrusas para que liberen a los secuestrados, a lo que Moscú ha respondido que su ascendencia sobre los insurgentes es mucho menor de lo que se cree.