El milagro de la vida en medio del caos sembrado por el tifón Haiyan
La pequeña Bea Joy, que ha venido al mundo en las ruinas del aeropuerto de Tacloban - afp
filipinas

El milagro de la vida en medio del caos sembrado por el tifón Haiyan

Una mujer da a luz en medio del arrasado aeropuerto de la población filipina de Tacloban

Actualizado:

El tifón Haiyan sembró el caos, pero los filipinos se aferran a la vida. Es la lección que enseña la historia de Emily Sagalis, una mujer que ha dado a luz en medio del destruido aeropuerto de Tacloban. Sobre un madero y sin apenas equipamiento médico, Sagalis ha parido a un bebé, que llevará el nombre de su abuela, desaparecida tras el paso del tifón que ha arrasado el centro de Filipinas. [Así lo estamos contando en directo en ABC.es]

Sagalis, de 21 años, ha explicado tras el parto que el bebé «es muy lindo. Se llamará Bea Joy, en honor a mi madre Beatriz». El hogar familiar se hallaba en Tacloban, capital de la isla de Leyte, en la parte oriental del archipiélago filipino, donde las autoridades calculan que Haiyan ha dejado alrededor de 10.000 muertos. El supertifón es la catástrofe natural más mortífera de la historia reciente del país.

Para Sagalis, la recién nacida Bea Joy «es mi pequeño milagro». El pequeño significa para ella «la renovación». Su madre, que es una de las miles de personas que ha perdido su hogar en Tacloban, pensó que iba a morir, pero el bebé está ahora en buen estado.

Peligro de infección

Su venida al mundo no ha sido en absoluto fácil. Cuando su madre sintió los primeros dolores, salió a la calle y demabuló varios kilómetros hasta que el conductor de un camión la subió a bordo y la trasladó a un centro médico improvisado en el aeródromo, donde la recibió el médico militar Victoriano Sambale.

Sambale explica que «es el primer bebé que traemos al mundo aquí. La niña está bien y conseguimos detener la hemorragia que sufría la madre». Con todo, Sambale teme por el riego de infección que podría sufrir la madre por las dudas sobre la esterilización del dispensario. Cree que si, efectivamente, la joven sufriera una infección, el personal médico podrá hacer poco por ella.