Rohani: «Irán no representa ninguna amenaza para el mundo o la región»
El presidente de Irán, Hasan Rohani - efe

Rohani: «Irán no representa ninguna amenaza para el mundo o la región»

El presidente de Irán, Hasan Rohani, interviene en la Asamblea General de la ONU

Actualizado:

Antes de su estreno en la Asamblea General de la ONU, el presidente de Irán, Hasan Rohani, ya lo había dejado claro: su intención es la de presentar al mundo «el verdadero rostro de Irán como país culto y amante de la paz». De ahí que sus primeras palabras este martes en el organismo hayan sido sencillas y directas: «Sí a la paz, no a la guerra».

Su discurso era uno de los más esperados dado el carácter aperturista de las medidas que ha emprendido desde su elección y la voluntad de entendimiento que tanto él como el presidente de EE.UU., Barack Obama, vienen mostrando desde hace meses. De hecho, su homólogo estadounidense ha anunciado en ese mismo escenario este martes un nuevo intento de negociar el desarme nuclear iraní.

«Irán no busca aumentar la tensión con Estados Unidos, ha asegurado Rohani quien, además, ha añadido que ha escuchado «cuidadosamente» el discurso de Obama, a quien ha ofrecido un «diálogo constructivo». En este sentido, ha pedido a su homólogo estadounidense que no se deje llevar por el «belicismo de los grupos de presión» para hacer frente a la cuestión nuclear y ha pedido una «voz consistente» de Washington para abordar el tema, aunque sin dejar de lado las señas de identidad de Teherán, a la vez que ha advertido de que la visión de Occidente no es la única.

«Irán no busca aumentar la tensión con Estados Unidos»Por todo ello, Rohani ha tratado de poner de manifiesto la relevancia de su país a nivel internacional: «Irán es el ancla de estabilidad en medio de un océano de inestabilidad. La amenaza iraní de la que se ha hablado durante décadas es una amenaza imaginaria» y, en lo que respecta a su armamento nuclear, también ha dejado clara su postura:«Las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva no tienen cabida en la seguridad y defensa de Irán». Eso sí, también ha calificado de «violaciones de derechos humanos» las sanciones consecutivas de la ONU en este sentido.

Irán y la paz

«Esas sanciones son, sencillamente, violentas. Al final a los que perjudican es a la gente normal, no a las élites ni a los políticos. El impacto negativo recae siempre en la gente normal, son ellos los que sufren», ha añadido en un tono crítico muy alejado del acostumbrado por su predecesor, Mahmud Ahmadineyad.

El presidente iraní también se ha ofrecido a retomar las conversaciones con las principales potencias de forma «inmediata». Lo hará, eso sí, siempre y cuando haya «confianza mutua» y «transparencia».

Siria también ha estado presente en la intervención de Rohani: «Condenamos el uso de las armas químicas, pero aceptamos la oferta de Assad de entregar las armas. La tragedia humana en Siria es un ejemplo de violencia y extremismo en la región», ha enfatizado. En lo que respecta a la solución del conflicto sirio, ha vuelto a abogar por una vía pacífica: «Estamos a favor de la paz basada en la democracia y el voto en todo el mundo, incluyendo Siria, Baréin y cualquier otro país. No debe haber soluciones violentas en las crisis mundiales».

Falta por ver ahora cuál es la reacción estadounidense tras esta intervención de Rohani, en la que Obama no ha estado presente. Por otro lado, lo que esta asamblea de la ONU no dejará será el tan esperado encuentro entre ambos mandatarios, según ha anticipado ya un portavoz del Gobierno de EE.UU. Por lo tanto, los contactos entre los dos países seguirán a nivel de ministros Exteriores.