Brasil contratará a cuatro mil médicos cubanos, con los que financiará al régimen
la presidenta Dilma Rousseff, a su llegada a un acto sobre becas para educación, este jueves en Sao Paulo - reuters

Brasil contratará a cuatro mil médicos cubanos, con los que financiará al régimen

«Sus contratos tienen características de trabajo esclavo», denuncia la federación profesional brasileña

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La contratación de cuatro mil médicos cubanos para trabajar en las regiones más alejadas y aisladas de Brasil ha desatado un polémico debate sobre ideología y derechos humanos. El ministro de Salud brasileño, Alexandre Padilha, reconoció este miércoles que pagará poco más de tres mil euros por cada galeno, pero que ese dinero irá a parar directamente a manos del régimen de Cuba, que decidirá cómo serán remunerados estos profesionales. Su anuncio ha sido cuestionado por entidades médicas locales.

El Gobierno brasileño garantizó que los médicos extranjeros tendrán casa y comida en los municipios en los que trabajen. El canciller brasileño, Antonio Patriota, negó el «matiz ideológico» del programa. «La idea es atraer al médico dispuesto a trabajar, pero sin matiz ideológico. Al contrario, es un matiz humanitario», señaló Patriota durante una sesión en el Congreso. El programa «Más Médicos» atenderá a más de 6,5 millones de usuarios del sistema público de salud.

Los médicos brasileños, que salieron a la calle a protestar contra la contratación de colegas cubanos los pasados meses de junio y julio, ahora denuncian que los extranjeros trabajarán en condiciones análogas a la esclavitud. En un comunicado, la Federación Nacional de Médicos (Fenam) señaló que «los contratos de los médicos cubanos tienen características de trabajo esclavo y sólo sirven para financiar al Gobierno de Cuba».

«Su actuación en Venezuela y Bolivia se parecía a la de una brigada militar»El presidente de la Fenam, Geraldo Ferreira, precisó que, «según declaraciones de autoridades médicas de Bolivia y Venezuela, fue posible percibir que la actuación de estos médicos es más cercana a una brigada militar, que a un profesional de salud».

Los médicos locales han sido fuertes opositores a la contratación de cubanos, pero después de las protestas y de la nueva convocatoria del Gobierno, ningún brasileño se inscribió para trabajar en los 701 municipios considerados prioritarios y de extrema pobreza, entre ellos áreas indígenas que no tienen un solo médico.

Al comentar las inscripciones de los médicos brasileños, que alcanzaron el diez por ciento de la demanda, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, bromeó con que los profesionales de su país solo querían trabajar en áreas cercanas a la playa. En las protestas aparecieron cuestionamientos ideológicos contra el Gobierno y de xenofobia contra los cubanos. «Somos ricos, somos cultos. Fuera los imbéciles corruptos», gritaban los médicos en sus marchas.

Acuerdo millonario

El acuerdo firmado entre el Gobierno brasileño y la Organización Panamericana de Salud (OPAS), vinculada a la Organización Mundial de Salud (OMS), costará alrededor de 157 millones de euros hasta febrero de 2014. Se incluyen salarios -equivalentes a los ofrecidos a los médicos brasileños- y los gastos de mudanza, nueve mil euros por profesional.

Padilha dijo por su parte desconocer cuánto ganarán estos médicos y que el Gobierno brasileño no puede cuestionar el método o el sueldo de los cubanos. El representante de Opas en Brasil, Joaquín Molina, también desconocía los detalles. «La preocupación del Ministerio de Salud es que esos profesionales tengan calidad y condiciones para atender bien a la población», señaló Padilha.

En abril ya estaban dando clases de portuguésAl menos 400 médicos cubanos llegarán a Brasil la próxima semana para trabajar en 701 municipios, la mayoría del norte y del noreste del país, donde la carencia de profesionales y recursos es mayor. La polémica retrasó los planes del Gobierno, que ya estaba preparado para traer a los médicos en junio, según informó a ABC una profesora universitaria que estuvo en la isla el pasado abril dando clases de portugués.

«Para llegar al nivel de España necesitamos unos 400.000 médicos», declaró recientemente Padilha, que considera el plan una «medida de emergencia». Según datos de Padilha, Brasil tiene 1,8 médicos por cada mil habitantes, mientras la vecina Argentina tiene 3,2; Uruguay 3,7 y España 4.