La ruptura de Yihad con Hamás amenaza la frágil calma en Gaza
Un israelí carga con los restos de un misil disparado desde la franja de Gaza - reuters

La ruptura de Yihad con Hamás amenaza la frágil calma en Gaza

Israel lanza una operación de represalia en la franca tras el lanzamiento de misiles

Actualizado:

Ha ocurrido calladamente, pero en la Franja de Gaza una guerra interna entre las diferentes facciones islamistas y Hamás se ha estado gestando estos últimos meses, sobre todo desde que Hamás, que gobierna Gaza, se ha distanciado de Irán. La propia Yihad Islámica anunció este lunes que ha suspendido temporalmente su colaboración con Hamás.

Los últimos misiles lanzados al sur de Israel desde la franja, durante la madrugada del domingo, fueron disparados por la Yihad Islámica, muy en contra de la actual política de contención de Hamás. Los seis proyectiles fueron una demostración de poder de la Yihad, que es la segunda facción más fuerte y con más dinero en la franja, y un claro desafío a Hamás tras el asesinato de un líder de la Yihad.

El primer ministroBenjamin Netanyahu ya ha dicho que no va a permitir esos ataques. Fue advertirlo y sus tropas poner en marcha una operación de represalia en Gaza contra la Yihad.

«Irán está presionando cada vez más a la Yihad, a la que financia, para que lance cohetes contra Israel, en un intento de desviar la atención de lo que está ocurriendo en Siria», comentó a ABC el experto en terrorismo y organizaciones islamistas del centro de Estudios Estratégicos Begin Sadat en Israel, el profesor Joshua Teitelbaum.

«Hamás es ahora el gobernante de la franja y busca desesperadamente un cierto reconocimiento político, así que lleva ya bastante tiempo distanciándose de Irán y el régimen sirio y acercándose cada vez a los Hermanos Musulmanes en Egipto», dijo Teitelbaum, «y aunque las dos organizaciones son terroristas y persiguen más o menos los mismos objetivos, difieren mucho ahora sobre cómo lograrlos».

Hamás está ahora mucho más interesado en mantener una cierta calma en Gaza para poder reorgarnizarse y reponerse de la última operación israelí en la franja, Pilar Defensivo, que mermó considerablemente su arsenal y le dejó sin varios líderes militares importantes.

Según comentó un alto cargo militar a este periódico hace unas semanas, Hamás lleva meses deteniendo y acosando a militantes de la Yihad y otros grupos salafistas para evitar más lanzamientos, en aras de la calma en la franja.

«La política de Hamás ahora es de intentar mantener un cierto equilibrio con Israel, aunque nunca va a dejar de perseguir su objetivo último, que es la aniquilación del país, pero se cuida mucho de dejar operar a estos otros grupos salafistas, por que al final Israel responsabiliza a Hamás por cualquier misíl lanzado desde la franja», comentó Teitelbaum.

Guerra intestina

Ahora Hamás podría aprovechar esta provocación de la Yihad para golpear a la organización y detener a los líderes, aunque el reto lanzado por la Yihad también podría dar la sensación a otras organizaciones salafistas en la franja de que Hamás está perdiendo su influencia.

«Quizá veamos una especie de guerra intestina en Gaza entre Hamás y la Yihad, aunque Hamás tiene mucha más influencia y apoyo en la zona, pero si a la Yihad se le unen otros grupos, Hamás podría tener problemas serios», aseguró el mismo analita, que añadió que por extraño que parezca, a Israel le interesa que Hamás prevalezca en Gaza.

«Creame, que los que vendrían después muy probablemente serían peores para Israel», según el experto en terrorismo.