Alemania pone en marcha un plan de cien millones de euros para controlar las comunicaciones
El ministro alemán de Economía y la ministra de Tecnología ofrecen una rueda de prensa sobre la protección de datos en internet - efe

Alemania pone en marcha un plan de cien millones de euros para controlar las comunicaciones

Datos oficiales divulgados en abril indican que de 2,9 millones de correos electrónicos interceptados por los servicios secretos germanos, sólo 290 contenían «material de relevancia»

Actualizado:

Los servicios secretos germanos ( BND, por sus siglas en alemán) están –nuevamente– en el punto de mira de la opinión pública: el semanario Der Spiegel de esta semana ha revelado que el BND planea aumentar desde el 5% hasta el 20% –el límite máximo legal– el control sobre las comunicaciones por internet a través de un plan que costará cien millones de euros. Datos oficiales divulgados en abril indican que de 2,9 millones de correos electrónicos y mensajes de texto interceptados por el BND en 2011, sólo 290 contenían «material de relevancia para inteligencia». El anuncio llega unos días después que se descubriera que Alemania es el país más espiado por Prism, el plan global de espionaje estadounidensede las comunicaciones en internet.

El BND que depende del ministerio de Interior comentó la semana pasada que «Nosotros ni tenemos ni deseamos tener un sistema de observación masiva por internet». Lo ha dicho el jefe de los servicios secretos alemanes Hans-Georg Maassen agregando que «en Alemania no existe el fundamento jurídico para este tipo de operaciones ni pensamos tampoco que deba haberlo». Ahora, sin embargo, Berlín ampliará «la división de reconocimiento» del BND y contratará a 100 nuevos empleados para ocuparse del control a servidores y ordenadores.

Cortina de humo

A excepción de democristianos y conservadores, casi todo el espectro político alemán se ha volcado tanto contra el Prism, como contra el plan de Friedrich. Desde el propio gobierno, la ministra liberal de justicia Sabine Leutheusser-Schnarrenberger ha dicho que no puede ser que simplemente «ese espionaje (el del Prism) sea sustituido por el que llevan a cabo las autoridades alemanas». Los verdes por su parte han calificado los planes de Friedrich como una cortina de humo y el partido La Izquierda ha comentado que la canciller democristiana Angela Merkel «puede ahorrarse hablar con el presidente (Barack) Obama acerca de Prism, si el BND tiene intensión de ir en la misma dirección».

El ministro conservador de Interior Hans-Peter Friedrich (CSU) ha justificado el plan ya que «Tenemos que equilibrar la pérdida de control sobre las comunicaciones de criminales a través de formas legales y tecnológicas». Friedrich ha propuesto además que las personas que quieran acceder a la Unión Europea rellenen un formulario de vuelo, imitando así el sistema estadounidense. «La información sería contrastada con las bases de datos de terrorismo», ha indicado.