Para practicar running, necesitas unas zapatillas específicas.
Para practicar running, necesitas unas zapatillas específicas.

Seis verdades que debes saber antes de comprarte unas zapatillas de running

Si te estás planteando unirte a la moda del running, habrás oído hablar de la importancia de unas buenas zapatillas. ¿Qué hay de cierto en esto? Te lo contamos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El running es tendencia. De eso no hay duda. Y es que ya es de lo más habitual cruzarnos con gente corriendo por la calle o por el campo a cualquier hora del día.

El invierno también es una época perfecta para practicar running, y los meses venideros, más aún. Así que si hiciste un parón durante estos días de frío invierno, ahora es un buen momento para retomar este deporte. Pero también es posible que nunca lo hayas practicado y sea ahora cuando estés planteándote unirte a la moda runner.

Sea cual sea tu caso hay algo que debes saber: el calzado es la parte más importante de este deporte. Unas mallas o una sudadera pueden resultarte más o menos cómodas, pero eso no reviste mayor problema.

En cambio, unas zapatillas inadecuadas pueden incluso acarrearte lesiones. ¿Cómo te quedas?

Es por ello que hoy queremos dedicar unos minutos a contarte las 6 verdades que debes saber sobre la importancia del calzado a la hora de salir a correr.

Y, para ello hemos contado con el asesoramiento de Deportes Evolution, tienda especializada en running situada en la ciudad de Alcalá de Henares. Atenta a sus consejos:

1. Sí, necesitas unas zapatillas específicas para correr: Las zapatillas son el elemento más importante para correr y el que te va a ayudar a hacerlo con salud y sin tener una lesión. Llevar un buen calzado es una forma de reducir las probabilidades de sufrir molestias, rozaduras y sobrecalentamientos. Un calzado no adecuado además de ser mucho más lesivo, es menos placentero para el corredor.

2. No hace falta gastarte un dineral en ellas: Invertir en zapatillas es siempre un dinero bien gastado pero tampoco hay que hacernos con las más caras del mercado ni obsesionarnos con que sean las mejores. Por menos de 100 euros podemos hacernos con unas perfectamente válidas.

3. Unas zapatillas poco adecuadas pueden lesionarte: El no uso de una zapatilla adecuada puede llegar a provocar lesiones en las extremidades inferiores (hasta la cadera) o incluso en la espalda. Si no eliges la zapatilla óptima puedes sufrir dolores al cabo de unos meses y esto puede desencadenar un desencanto y el abandono de la práctica, añade Álvaro.

4. Las zapatillas de running caducan: hay que renovarlas con frecuencia. Los fabricantes recomiendan que se renueven cada 800-1000 kilómetros. Si no lo tienes medido, una fórmula genérica para saberlo es que si entrenas tres días a la semana debes cambiarlas en 8-9 meses.

5. Hay que dejarlas secar después de usarlas: un buen cuidado ayuda a prolongarles la vida útil o al menos a que no se deterioren tanto. Existen trucos que nos ayudan a no tener que tirarlas antes de tiempo como no lavarlas en la lavadora, limpiarlas con jabón neutro y un cepillo de uñas o secarlas bien (sudor, agua si ha llovido…) de una sesión a otra y mantenerlas ventiladas.

6. Además de asesorarte sobre la zapatilla perfecta para ti, es aconsejable realizar un estudio de la pisada. En muchas tiendas como Deportes Evolution, por la compra de calzado o plantillas personalizadas, te la realizan de forma gratuita.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia