Los españoles mejoramos, pero seguimos sin conciliar como en el resto de Europa

La percepción ciudadana en relación al resto de la UE sigue siendo muy negativa

MADRIDActualizado:

El estado de la conciliación en España mejora y recupera el nivel perdido con la crisis pero la percepción de los españoles cuando se comparan con el resto de Europa continúa siendo muy negativa. Estas son algunas de las conclusiones que se extraen del Barómetro de la conciliación -índice efr en su edición 2018- que todos los años realiza la Fundación Másfamilia y que este año ha editado en colaboración con Cepsa.

El indicador de percepción ciudadana no deja lugar a dudas, y de forma clara y contundente puede apreciarse que la opinión pública española «penaliza» la evolución del estado de la conciliación dentro de nuestras fronteras y en la comparativa con el resto de países de nuestro entorno. De hecho, en cuanto al diferencial del caso español con respecto al resto de países de la Unión Europea, las conclusiones son las mismas conduciendo a un empeoramiento muy significativo. Además, la opinión del ciudadano encuestado en este sentido se posiciona en una clara demanda de servicios y mejoras relacionadas con la conciliación y posiciona a nuestro país en una zona muy alejada de la media europea.

De esta forma, pese a que hay cierta mejora y recuperación del nivel perdido todavía, reconoce Roberto Martínez, director de la iniciativa efr de Fundación Másfamilia, «queda mucho camino por hacer, pues el diferencial con otros países de nuestro entorno, con los que compartimos un mismo mercado, una misma cultura y unos mismos valores, es muy elevado».

Trabajo de todos

Pero este trabajo, advierte también Martínez, «es de todos». «Por un lado de la ciudadanía, pues la conciliación está hecha en base a decisiones personales, elecciones de vida. Por otro de la empresa, que aunque compieza a implicarse a buen ritmo, es preciso extender esta cultura y prácticas a las pymes y micropymes que continuan en buena medida de perfil -en el mejor de los casos-, cuando no de espaldas a esta realidad». Las compañías, corrobora Carlos Morán, director de Recusos Humanos de Cepsa, «deben poner a las personas en el centro de atención y asumir su responsabilidad social generadora de empleo de calidad, con políticas inclusivas de plantillas diversas, y abiertas a la negociación colectiva para el establecimiento de medidas de conciliación ajustadas a cada realidad». Invertir en conciliación, prosigue Morán, «es hacerlo en satisfacción, motivación, compromiso, reputación y, por tanto, en eficiencia. En ello los sindicatos han de poner en valor el resultado de estos acuerdos y elevarlos de categoría en el catálogo de reivindicaciones laborales».

Respecto a los poderes públicos, señala el director de Fundación Másfamilia, «estos deben mejorar la comunicación con la ciudadanía y ser claros sobre cuál es el modelo español, acerca de qué debemos esperar y qué no...». La Administración, concluye el director de RR.HH. de Cepsa, «es un agente crítico para el impulso de políticas efectivas de concliación, estableciendo servicios de apoyo, y con la promoción, en el ámbito educativo, de un cambio cultura que favorezca la igualdad de oportunidades y la corresponsabilidad».

La conciliación, tal y como ha destacado María Pilar Díaz López, Secretaria de Estado de Servicios Sociales, durante la apertura del acto, «consiste en un cambio cultural y de mentalidad sobre el modo de entender el tiempo y la distribución de tareas no laborales entre hombres y mujeres, un cambio que sitúa la disponibilidad del tiempo como un derecho individual esencial». «Es tarea de todos el consolidar una sociedad donde se encuentre el equilibrio entre el espacio doméstico y laboral, con iniciativas como estas que acompañen un cambio en el modelo laboral y social, caminando hacia unos horarios más racionales, humanos y acordes con las necesidades de todas las personas, mujeres y hombres».

Evolución en 12 de los 91 indicadores analizados

En un análisis más detallado de los 91 indicadores objeto de este estudio, con respecto a los valores de la anterior edición (2015) el informe encuentra los siguientes aspectos significativos:

1. El saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) cambia su tendencia con respecto al estudio anterior. Si bien en valor absoluto, se trata de una modificación muy pequeña, nos congratulamos de que entre de nuevo en su zona positiva con un saldo de «tan sólo algo más 10 personas» en 2017. Mucho nos tememos, que la tendencia de este indicador, así como en el conjunto (supraindicador natalidad y demografía) va a continuar empeorando en próximas ediciones, como así parece mostrar el indicador tasa de fecundidad (excluyendo población inmigrante) que cae casi un 2% desde la edición anterior.

2. Continúan incrementándose de manera muy preocupante los casos de bullying escolar en una tendencia que continúa al alza, alcanzando la cifra de 1170 casos en 2017, lo que supone más del doble (104,2 %) que en la edición anterior. En la misma línea se sitúa el indicador consumo de alcohol por los jóvenes, con un incremento superior al 30% (32,9%), alcanzando la cifra del 63,8% de jóvenes que consumen regularmente, sin duda otro dato alarmante. Por último, en una tendencia contraria, el indicador tasa de delito en menores, entra en positivo con un 12,3% de mejora con respecto a la edición anterior.

3. Excelentes noticias en lo referente a la afiliación a la Seguridad Social hasta superar los 18 millones, lo que supone un incremento del 5,3% y supone casi 1 millón más de afiliados desde nuestra anterior edición, continuando de esta forma con una tendencia alcista muy positiva. En la misma línea y tendencia, se mueven otros indicadores como los referentes a tasas de paro entre 25 y 65 años que mejora un 11,3%, y paro juvenil que mejora un 23,9%. La tendencia se invierte, empeorando en esta edición todo un 200%, cuando hablamos del indicador expectativa de proyección de empleo, pareciendo adelantar una ralentización en lo que a creación de empleo se refiere.

4. Indicadores en verde o positivo, cuando a igualdad de oportunidades se refiere, con la excepción de los que hacen referencia a violencia de género. En este caso, tanto víctimas como denuncias ascienden con respecto a la edición anterior hasta, las 49 víctimas en 2017 (11,4% de incremento) y las 166.260 denuncias (15,8% de incremento), aspectos ambos que continúan una línea de ascenso muy preocupante. El resto, y especialmente, ratio de horas dedicadas al hogar de mujeres vs hombres, y ratio de mujeres estudiando carreras técnicas, se incrementan en este caso un 12,9% y un 24,4% respectivamente, tirando al alza el supraindicador igualdad de oportunidades.

5. Avance muy significativo en el indicador trabajadores en riesgo psicosocial, con una mejora del 88,2% en tan sólo dos años transcurridos desde la edición anterior. Habrá que seguir atentos a ver si continua o no la tendencia en ediciones posteriores. En la misma línea, se comporta el indicador consumo de ansiolíticos, antidepresivos y opioides, que pasa de casi 80 dosis / 1000 habitantes en la edición anterior, a 73 (descenso de un 8,1%). Peores resultados, para el indicador tiempo dedicado a actividades de ocio con un descenso del 17,9 %, continuando con la misma tendencia a la baja desde el inicio del barómetro en el ejercicio 2008.

6. En cuanto al supraindicador familia, escasas variaciones con respecto a la edición anterior. Reseñar el indicador tasa de custodias compartidas que asciende un 15% hasta alcanzar el 28% del total. Ligero descenso del 2,2% (466 casos) en indicador de adopciones y acogimientos, si bien en la primera edición mostró un considerable aumento con respecto al 2008 en más de 6.000 casos.

7. Tendencia a empeorar en el indicador personas que realizan horas extraordinarias en nuestro país, pues se incrementa un 11,3% hasta superar las 717.000 personas. En un escenario de trabajo escaso como el español, parece que el trabajo, continúa «acumulándose» en una parte de la población activa sin encontrar las fórmulas de flexibilidad precisas para un reparto más equilibrado. Empeora también el indicador compromiso en la empresa que cae de un 68 a un 64 (5,9%) continuando con la tendencia descendente que ya mostró en la primera edición. Con tendencia de mejora, señalar los indicadores duración media de la jornada laboral (de 34,1 horas a 33,7 horas), lo que supone una ligera mejora del 1,2% y los de productividad (productividad horaria y tasa de crecimiento de la productividad) con ligerísimos avances del 0,7 y 0,4% pero, que merecen una mención por la necesidad de encontrar la senda de la mejora de la productividad, uno de los grandes drivers de la competitividad en las economías modernas.

8. Escasas variaciones de nuevo al respecto de la calidad laboral, donde lo más destacable es la mejoría sufrida en el indicador salario medio anual que pasa de 22.736 € en 2015 a 23.022 € en 2017 lo que supone una leve, pero «esperada», mejoría del 1,3%. Mejora en la misma línea y tendencia, del indicador de la contratación indefinida, aunque en tan sólo un 1,2% en este periodo. Ambos indicadores parecen estar en la senda y dirección correctas, por lo que habrá que esperar a futuras ediciones de este barómetro para confirmar si se trata de algo estructural como el país necesita, o por el contrario es algo coyuntural. Por último, el mayor incremento de mejora corresponde al indicador tiempo de recolocación (inferior a 3 meses) que alcanza ya a un 28% de los demandantes de empleo mejorando un 7,7%.

9. En el ámbito de la diversidad en la empresa, es preciso destacar el indicador de personas con discapacidad ocupadas que asciende un 8,5% desde la edición anterior del barómetro y que implica una tasa de ocupación del 2,5%, lo que constituye una excelente noticia al superar el umbral del 2%. Si bien no debe ser interpretado como un hito conseguido, sino más bien como que estamos en el camino correcto. Otra excelente noticia, nos ofrece el indicador permisos de paternidad habiendo alcanzado en 2017, la cifra de 264.632 lo que supone un aumento del 8,2%. Otro indicador en la tendencia deseada y necesaria. Aunque con mejoras menos significativas, lo hace el indicador mujeres directivas alcanzando un 27,0 % en 2017, lo que supone un incremento del 3,8%. Por el contrario, mujeres consejeras desciende un 2,6% para quedarse en un 22,5%. Ambos todavía alejados de los objetivos europeos a este respecto.

10. El supraindicador gestión de la conciliación continua muy fuerte en esta edición, en lo que queremos interpretar como una clara y decidida apuesta desde la empresa (por lo menos en la mediana y grande) con su compromiso con la conciliación como agente social. Se incrementan las certificaciones efr en un 7,6 % en el periodo 2015 – 2017, y en un 11,8% cuando el indicador es el distintivo de igualdad o DIE. De manera muy significativa, un 36,4%, crece el indicador número medio de medidas de conciliación en pymes, pues ha pasado de 33 a 45 por empresa. Parece polarizarse más la opinión de los expertos de RRHH en relación a si la conciliación es una fortaleza, crece un 18,8%, y los que opinan que es una debilidad, para los que también el indicador crece un 26,8% en esta edición. Fortaleza para algunos, debilidad para otros, la tendencia apunta a que cada vez la conciliación es una cuestión más visible, opinable y demandada en nuestras empresas. Por último, otra buena noticia en este caso relacionada con empresas con teletrabajo que ha pasado del 6,8 al 7,3% (7,4% de incremento) lo que sin duda muestra una tendencia acertada pero una vez más, parece necesario continuar apostando para mejorar la velocidad de incremento.

11. Descensos para muchos de los indicadores que conforman el supraindicador Responsabilidad Social-RSE. Elaboración de memorias de acuerdo al estándar GRI, empresas españolas en el selectivo DJSI y empresas adheridas al Pacto Mundial caen en un 14,2%, 22,2% y 20,7 % respectivamente. La interpretación parece más un aspecto coyuntural que estructural, si bien deberemos esperar a futuras ediciones de este Barómetro para concretarlo.

12. Bastante más plano se muestra el supraindicador reputación, en el que sólo los indicadores evolución de las entidades efr dentro de las 100 mejores para trabajar según Merco Talento, e influencia de la conciliación en la atracción de talento parece sufrir variaciones con respecto a ediciones anteriores, descensos de un 9,7 y un 3,7% respectivamente.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia