Los polémicos zapatos en su versión sandalia
Los polémicos zapatos en su versión sandalia - Dillard

InstagramKaty Perry, duramente atacada por vender zapatos «racistas»

La cantante internacional ha tenido que retirar un modelo de su colección tras recibir una gran ola de críticas

ABC
MadridActualizado:

Katy Perry(34 años) ha provocado una avalancha de críticas en las redes sociales por uno de sus últimos diseños. La cantante californiana, al igual que muchos otros artistas, cuenta con su propia firma de moda, «Katy Perry Collections», y es ella misma quien diseña los productos.

Uno de lo últimos en ver la luz no ha gustado demasiado a los usuarios de las redes sociales que, en respuesta a una publicación en Instagram de la activista Tamika Mallory, no han podido contener su incredulidad y enfado. El resultado: Perry ha retirado los polémicos zapatos, que ya no están en venta.

Mallory lanzó una pregunta abierta en la que se cuestionaba si ella era la única que veía algo raro en el diseño del calzado. Sus seguidores no tardaron en llenar de comentarios la foto afirmando que, efectivamente, les recordaba al «blackface».

Ver esta publicación en Instagram

Am I losing it?....

Una publicación compartida de Tamika D. Mallory (@tamikadmallory) el

Este concepto alude a una práctica considerada ofensiva y que hace referencia a cuando alguien se pinta la cara de negro para parecer de otra raza. Hace años, artistas blancos lo hacían para burlarse de los esclavos africanos en Estados Unidos y a día de hoy aún es un tema muy sensible.

Los usuarios de Instagram y Twitter no entienden cómo Perry no dio cuenta de que las caras que plasmó en sus zapatos eran muy similares al «blackface». Ante este alubión de críticas tanto la cantante como sus socios lanzaron un comunicado anunciando la retirada del producto.

«Me ha dado mucha pena que uno de mis zapatos haya sido comparado con imágenes que recuerdan al 'blackface'», ha asegurado la californiana en el comunicado, al tiempo que se disculpaba: «Nuestra intención nunca fue causar ningún dolor». También justificó que el diseño, que se vendió en formato mocasín y sandalia, también existía en color beige.

Un terreno pantanoso

Lo cierto es que la polémica estalló en un momento complicado, lo que pudo hacer que las reacciones se volvieran aún más extremas. La marca Gucci ya había lanzado hace poco un jersey que también recordaba al «blackface», así como Prada, que comercializó unos monos con rasgos similares (ojos grandes y labios rojos).