Samantha Cohen (en la imagen, en segundo plano) - DANNY LAWSON / Vídeo: Renuncia otra asistente de Meghan Markle

Vuelve el «huracán Meghan»: otra asistente renuncia a servir a la duquesa de Sussex

Ante tal sangría de personal, los medios ingleses comenzaron a publicar noticias del mal carácter de Markle

MadridActualizado:

Mientras arrecia la tormenta mediática por las supuestas malas relaciones entre Meghan Markle y Catalina de Cambridge, ayer se supo que Samantha Cohen, asistente personal de la Duquesa de Sussex , abandonará su puesto en cuanto dé a luz en primavera. A Cohen -persona de confianza de la Reina Isabel II durante dos décadas- se le encomendó instruir a Meghan en las complejidades de la Familia Real británica.

Una dimisión que se suma a la de Melissa Touabti, otra asistente personal que renunció a su puesto seis meses después de la boda de Markle y el Príncipe Harry. Ante tal sangría de personal, los medios ingleses comenzaron a publicar noticias del mal carácter de Markle, quien dicen se comporta «como una diva» desde el matrimonio. Para echar más leña al fuego, Gina Nelthorpe-Cowne, exagente de la actriz, aseguró que la joven duquesa es «delicada y selectiva» en el trato personal y que exige toda la atención cuando se trata de sus necesidades.

Desde que se levanta a las cinco de la mañana, según «Daily Mail», todo debe hacerse al modo Markle. Su carácter es tal que le ha valido ya el nombre de «huracán Meghan» en el servicio de la casa y del que dejó buena muestra durante la elección de su look para la boda. Según el biógrafo Robert Jobson, el Príncipe Harry dio la orden de que siempre se siguiesen los deseos de su prometida en todo lo referente al enlace. Sin embargo, cuando Meghan quiso lucir una tiara de esmeraldas, Isabel II paró los pies a su nieto: «No siempre puede salirse con la suya. Llevará la tiara que yo ceda».

Cohen, de origen australiano, lleva 17 años trabajando para la familia real y llegó a colaborar en el pasado como secretaria de comunicación y asistente de la reina Isabel II, según el rotativo «Sunday Times». A principios de año, Cohen pasó a realizar labores para el Príncipe Harry de cara a la boda celebrada en el castillo de Windsor, un evento que generó una gran atención mediática.

La partida de Cohen, de 50 años, no impedirá que aumenten los rumores sobre lo difícil que es trabajar con la duquesa de Sussex, Meghan Markle. Al parecer, según la información, la duquesa suele levantarse a las 04.30 para hacer yoga y envía correos electrónicos y peticiones a su personal a las cinco de la mañana.