Úrsula Corberó y Chino Darín en Buenos Aires
Úrsula Corberó y Chino Darín en Buenos Aires - GTRES

Úrsula Corberó desaira a la prensa porteña y le llueven las críticas

La actriz española afirmó que no le gusta que los medios de comunicación la «persigan» en acciones cotidianas como ir al teatro

BarcelonaActualizado:

Son una de las parejas del momento, tanto en Argentina como en tierras ibéricas. La reina española de Instagram, Úrsula Corberó (28 años)- con una cantidad de seguidores en la red social superior a los 5 millones de usuarios-, y el argentino «Chino» Darín (29 años), hijo del celebérrimo actor Ricardo Darín, conquistan corazones y seguidores a ambos lados del océano Atlántico. En los dos años que llevan de relación, desde que ambos se toparan en el rodaje de la serie «La embajada», los dos se volvieron un icono de juventud y vitalidad. Es por ello que, a pesar de la intención de los enamorados de pasar desapercibidos en su último paso por la capital porteña, los paparazi consiguieron interceptarlos a la salida de un teatro de Buenos Aires. Visiblemente incómodos por la situación, Corberó y Darín intentaron sin éxito esquivar a la prensa que le preguntó a la catalana si disfrutaba de su paso por la capital argentina. «Estoy bien, pero no es el momento, mi amor», respondió con sarcasmo Corberó al periodista andino del programa «Los ángeles de la mañana», quien se mostró sorprendido por el gesto de la actriz e insistió: « ¿Qué pasó?». La catalana repitió: «Y... que no es el momento».

Reacia a los medios

Frente a la negativa de la actriz, el periodista le consultó si tenía algún problema en particular con los medios de comunicación, a lo que la española respondió enseguida: «¿Si me gusta la prensa? No, nunca me gustó». Y añadió de manera contundente: «Me gusta cuando me tiene que gustar, no cuando salgo del teatro, que es un momento personal».

🔥🌈👁🙏🏼🌹🌊💥

Una publicación compartida de Úrsula Corberó 🐣 (@ursulolita) el

Las palabras de la intérprete fueron replicadas luego por los medios locales, que destacaron la ironía en las contestaciones de la actriz y su notorio malhumor en su paso por Argentina. Días más tarde, y tras las críticas a Corberó y su mal genio por parte de los medios de comunicación argentinos, la pareja exhibió un notorio cambio de actitud y se les pudo ver un poco más sonrientes horas antes de su regreso a España en el aeropuerto bonaerense de Ezeiza. Incluso se vio a la española comprando alfajores argentinos para trasladar a tierras ibéricas.