Alex King
Alex King - Redes sociales

La peligrosa vida del narco de la élite birtánica que se ha dado a la fuga

El castillo de oro del empresario se derrumbó en 2016, cuando durante una redada policial entraron en su lujoso apartamento y encontraron cajas con todo tipo de drogas

MadridActualizado:

Alex King acostumbraba a vivir frenéticamente: fiestas exclusivas, coches caros, mansiones y una amplia lista de contactos entre la que se encontraban actores famosos como Tom Hardy, supermodelos como Naomi Campbell o estrellas del deporte como el boxeador Anthony Joshua. Aparentemente, King lo tenía todo. El empresario de 42 años estaba tan acostumbrado a codearse con los mejores de Inglaterra que incluso una vez ganó una apuesta de más de 200 euros al darle la mano al Príncipe Carlos durante el estreno de la película «The History Boys».

Sin embargo el castillo de oro de King se derrumbó en 2016, cuando durante una redada policial entraron en su lujoso apartamento, situado en la mejor zona de Londres, y encontraron cajas con cocaína pura, MDMA, cocaína crack, ketamina y diazepam. En total las drogas requisadas estaban valoradas en cerca de 130.000 euros. Durante el juicio, tanto él como su socio Baljit Gill, de 38 años, fueron condenados por tráfico de drogas y condenados a nueve años de prisión. Sebastian Gardiner, representante de Gill, describió durante el juicio a King como un personaje «muy extraño» que vivió una «vida glamurosa, aunque sórdida», haciendo dinero de las fiestas, las drogas y suministrando prostitutas a sus clientes VIP, según informó el «Evening Standard».

Por todas estas acusaciones, a King le aumentó la pena de cárcel a once años, sin embargo todavía no ha comenzado a cumplir su sentencia y las autoridades temen que «no pase ni una sola noche en la cárcel», según informa «The Guardian»: «Tras el juicio, el empresario desapareció y no se le ha vuelto a ver desde entonces».Por su parte, el abogado de King, Leon Kazakos, aseguró que no había tenido ningún tipo de contacto con su cliente desde entonces.

«Traidora»

Su mujer, la modelo rusa Anna Shapiro (30 años), famosa por sus provocativas fotos en las redes sociales, fue noticia el pasado mes de septiembre tras declararse víctima de un complot del Kremlin para acabar con su vida. Ella y su marido fueron hospitalizados después de resultar seriamente intoxicados cuando cenaban en el restaurante Prezzo de la localidad de Salisbury (Reino Unido). «Putin ha querido matarme con un matarratas», aseguró entonces la modelo rusa en declaraciones al tabloide británico «The Sun».

Anna Shapiro
Anna Shapiro - Instagram

Shapiro contó que, debido a numerosas amenazas recibidas a través de la redes sociales por haber abandonado Rusia y ser considerada una «traidora», decidió irse de la capital británica. «Tenía miedo y quería irme de Londres, no me sentía segura, y ahora pasa esto», se lamentó. Ella denunciaba que en Rusia la habían llegado a acusar de ser una espía al servicio del MI6 británico. En sus declaraciones a «The Sun», Anna sostenía que «he sido blanco de los secuaces del Kremlin. Me quieren muerta, ya que me opongo a Putin y le he dado la espalda a mi país. Rusia es capaz de cualquier cosa».