Concha Velasco y Paco Marsó, en 1999
Concha Velasco y Paco Marsó, en 1999 - ABC

El malogrado amor de Concha Velasco: las infidelidades y los problemas con el juego de Paco Marsó

El productor teatral fue su único gran amor, pero también el hombre que más la hizo sufrir

Actualizado:

Nunca le ha importado reconocer que Paco Marsó fue su gran amor. Compartieron algo más de 25 años de su vida y, aunque el matrimonio se separó en 2005, Concha Velasco no ha vuelto a encontrar a nadie más. «No me he enamorado desde que Paco se fue. En casa todavía tengo sus fotos puestas. Cuando murió (en 2010), me di cuenta de cuánto lo querían mis hijos», reconocía la actriz vallisoletana en una entrevista.

Velasco nunca se ha planteado volver a encontrar la estabilidad en brazos de otro hombre: «No quiero novio, no lo necesito, estoy muy bien como estoy. De sexo estoy más que servida. Quiero un hombre que sea impotente y millonario». Y proseguía: «Los hombres de mi edad no están tan jóvenes ni tan guapos como yo», sentenció la actriz célebre por películas como «Muchachas en vacaciones».

Paco Marsó fue sin duda el gran amor de su vida, pero también el hombre que más la hizo sufrir. Su matrimonio no fue nada fácil. Las desventuras y polémicas coparon infinidad de titulares en la prensa del corazón. El propio productor teatral llegó a reconocer en el ya extinto programa «Salsa rosa» que fue un hombre infiel con profesionales del sexo.

Aunque sus aventuras extramatrimoniales no fueron la única tónica de su matrimonio. También sus problemas económicos que, pese a que Concha Velasco llevaba trabajando desde niña y había ganado una buena suma de dinero, fueron una constante en su unión. En aquella misma entrevista de Marsó, terminaba reconociendo que tenía problemas con el juego y que hubo noches en el casino en las que llegaba a perder casi un millón de las antiguas pesetas. Los negocios que puso en marcha Marsó tampoco fueron muy bien, lo que terminó con un matrimonio con una economía nada boyante y muchas deudas con Hacienda. ««Al divorciarme he ganado que cuando suena el timbre de casa no piense que es una citación judicial», llegó a decir la actriz en una entrevista.

Precisamente esos problemas con el Fisco se han extendido hasta hoy cuando esta misma semana, Concha Velasco se convertía en noticia tras una entrevista, en la que anunciaba que ha vendido su casa madrileña de la calle Princesa de Éboli para pagar las deudas con Hacienda. Una decisión que no ha sido nada fácil para ella. «He llorado mucho, pero de todo se sale», ha reconocido. Era uno de los problemas de su vida que más le preocupaban hasta el momento, pero por fin ha conseguido solucionarlo. «Ya no tengo ninguna deuda, puedo dormir tranquila», dice la actriz. Tras la venta de su hogar ha tenido que mudarse a un piso de alquiler, pero pese todo es optimista porque se ha quitado de encima este peso.