Los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex en la Abadía de Westminster celebrando el Día de la Commonwealth
Los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex en la Abadía de Westminster celebrando el Día de la Commonwealth - REUTERS

Isabel II no autoriza a Harry y Meghan crear una corte independiente de Buckingham Palace

Según desvela «The Sunday Times», los Duques de Sussex pretendían crear una marca propia y llevar su «propio estilo de trabajo»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A mediados del pasado febrero, se oficializó lo que algunos vieron como una suerte de «divorcio» entre los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex, con el objetivo de aliviar tensiones en la supuesta guerra de cuñadas en el seno de la Familia Real británica: la que, según los tabloides británicos, libran desde hace meses Catalina, esposa del Príncipe Guillermo, y Meghan, casada con el Príncipe Harry desde mayo de 2018. A tal grado parecía haber llegado el desencuentro, que los propios hijos de la difunta Diana de Gales, quienes siempre presumieron de su férrea unión, ya no se entendían tan bien como acostumbraban.

Se aseguró, hace un mes, que con la mudanza del Príncipe Harry (34) y Meghan Markle (37) -abandonan Kensington Palace para instalarse en su nuevo hogar, Frogmore House, en Windsor-, un traslado sin precedentes, también se separaban sus funciones, agendas y personal que hasta ahora compartían y que sería dividido, según apuntaba «The Times». Desde un punto de vista institucional, solo compartirían la comunicación, que seguirá gestionándose desde Kensington.

Sin permiso de la Reina

Sin embargo, un reportaje publicado este fin de semana precisamente por «The Sunday Times» señala que la Reina Isabel II de Inglaterra no ha dado autorización a los Duques de Sussex para formar una corte independiente de la Casa Real y tener libertad a la hora de elegir sus labores.

Al parecer, el Príncipe Enrique y Meghan Markle, que ya han separado sus oficinas de las de los Duques de Cambridge, querían ir más allá al intentar tener total independencia de las directivas del Palacio de Buckingham, según indica el dominical británico.

La Reina y su primogénito, el Príncipe Carlos, Heredero al Trono, han rechazado la posibilidad de que los Duques de Sussex tengan autonomía para crear una «marca Sussex» global de labores humanitarias y filantropía.

«Ellos querían que su corte fuera totalmente independiente del Palacio de Buckingham, pero se les dijo que no. Hay una estructura institucional que no permite ese tipo de independencia. El sentimiento es que es bueno tener a los Sussex bajo la jurisdicción de Palacio de Buckingham, así que simplemente no pueden irse y hacer lo suyo», señaló una fuente real al periódico dominical.

Según el rotativo, el segundo hijo del Príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales quería llevar adelante su propio estilo de trabajo, distinto al de otros miembros de la Familia Real. Y la propia Meghan, defensora de la igualdad de género, quería continuar con su labor como «activista», añade «The Sunday Times».

Los Duques de Sussex, que están a punto de convertirse en padres, defienden diversas causas humanitarias, como la ayuda a los afectados por el incendio ocurrido en 2017 en la torre residencial Grenfell (Londres).