Meghan Markle
Meghan Markle - GTRES

Otra asistente de Meghan Markle abandona el barco

Con Amy Pickerill ya son cuatro los asalarios que renuncian a su cargo en el palacio de Kensington

Actualizado:

Una nueva baja en las filas de Meghan Markle ha desencadenado un nuevo mazazo para la mujer del Príncipe Harry a tan solo unas semanas de dar a luz a su primer hijo. Se trata de su asistenta Amy Pickerill, uno de sus apoyos más cercanos, que lleva trabajando para ella desde 2016 como parte del equipo interno de comunicaciones.

Hizo la vida más fácil a la Duquesa de Sussex a su llegada al palacio de Kensington y le enseñó todo lo que tenía que saber. Su renuncia no la llevará a cabo hasta que la pareja se mude a su casita de Frogmore Cottage, en Windsor, y nazca el bebé a finales de marzo o principios de abril.

La diferencia con las otras bajas es que en esta ocasión no se ha debido a problemas con el carácter de la mujer del nieto de la Reina Isabel II, sino a una decisión personal de tomar un camino diferente. De hecho, tanto Markle como Pickerill estaban muy unidas. «Amy y Meghan se mantendrán en contacto porque mantienen una relación muy estrecha», ha asegurado una fuente del palacio de Kensington al diario «Daily Mail».

Con su marcha, se sumarán cuatro a la lista de trabajadores que han decidido marcharse del lado de la Duquesa de Sussex. El primero en abandonar el barco fue Edward Lane Fox tras la boda, el pasado 19 de mayo de 2018. A finales de año, y tras 17 años en el palacio de Kensington, Samantha Cohen renunciaba a su puesto como ayudante de Markle y el Príncipe Harry.

Tras ella abandonaba la asistenta personal de la exactriz, Melissa Touabti. Según apuntaban todos los medios ingleses en su momento, la oleada de renuncias se debía al fuerte carácter de la Duquesa de Sussex. Varias fuentes aseguraban que es muy exigente y envía constantemente mensajes de texto a sus asistentes, además de que se comporta de manera poco ortodoxa.