El último cumpleaños de Diana de Gales: 90 ramos de flores, gala benéfica y un antiguo amor

Dos meses antes de perder la vida en un accidente de tráfico, la princesa era el centro de las miradas en una velada organizada para recaudar fondos

MADRIDActualizado:

Año 1997. Ligado a él, el nombre de Diana de Gales y una fecha, el 31 de agosto, día en el que la exmujer de Carlos de Inglaterra fallecía en un accidente de tráfico en París junto a Dodi Al-Fayed. Dos meses antes, la princesa celebraba su 36 cumpleaños, el último en el que soplaría las velas.

Aquel 1 de julio, la madre de Guillermo y Harry de Inglaterra se despertó con 90 ramos de flores en su recibidor y una llamada de sus hijos desde el colegio para cantarle el Cumpleaños Feliz con varios compañeros. Diana de Gales sumaba un año más con un cambio radical en su vida: divorciada de Carlos de Inglaterra, lejos de la Familia Real británica y convertida en todo un icono de estilo. Aquella noche, celebraría su cumpleaños asistiendo a una gala en la Tate Gallery de Londres.

Para la cita, la princesa Diana confió en su hermano como acompañante. En su funeral, dos meses más tarde, Charles Spencer recordó aquella velada como «una noche en la que no celebró su día especial con sus amigos, sino cumpliendo su deber como invitada de honor a una gala benéfica para recaudar fondos. Brillaba como siempre».

Diana de Gales llegando a la Tate Gallery
Diana de Gales llegando a la Tate Gallery - EFE

Efectivamente, eran 500 invitados, pero Diana de Gales brillaba más que nadie. La princesa estaba espectacular en un escotado vestido negro firmado por Jacques Azagury. «Lo envié al palacio de Kensington y Diana se enamoró. Creo que tenía otra opción para esa noche, pero terminó llevando mi diseño», reveló más tarde el modisto, quien define a la princesa en aquella época como «una mujer más feliz que nunca, con una nueva confianza».

Para terminar su look, la princesa eligió una de sus gargantillas favoritas de la colección real, una joya de esmeraldas y diamantes que perteneció a la Reina María, abuela de Isabel II, y que tras el divorcio terminó en el joyero de Diana de Gales.

«¿Crees que Hasnat me verá guapa?»

Los últimos meses de Diana de Gales están ligados a los hombres y a las causas humanitarias. Entre sus compromisos con Cruz Roja y sus viajes a África o a Bosnia -todos ellos acompañada de multitud de fotógrafos y periodistas-, la princesa se enamoraba y se dejaba querer.

Diana de Gales y el príncipe Guillermo
Diana de Gales y el príncipe Guillermo

Su muerte junto a Dodi Al-Fayed convirtió al empresario egipcio en el novio eterno de Diana de Gales. Pero pese a planear unas románticas vacaciones con él en París, la princesa todavía pensaba en el cirujano Hasnat Khan. Quienes conocieron a Lady Di aseguran que este fue su último gran amor y que la joven quedó devastada cuando el médico rehusó oficializar su relación porque le daba pánico salir con alguien tan famoso.

Aquel 1 de julio, cuando Diana de Gales se disponía a dejar el palacio para ir al Tate, también pensaba en Khan. «¿Crees que Hasnat me verá guapa?», le preguntó a su criado, Paul Burrell, consciente de que sus fotografías de aquella velada serían portada en todos los periódicos del país. Lo que el cirujano pensara de ella es un misterio.