Norma Duval
Norma Duval - GTRES

Norma Duval exige ver a Carmen Sevilla: «No quiero despedirme delante de un ataúd»

La vedette hace público que lleva tres años intentando despedirse de la presentadora de televisión, aquejada de Alzheimer desde el año 2009, y que su hijo no se lo permite

Actualizado:

Norma Duval se mantiene alejada de los medios de comunicación desde hace algunos años, llevando una vida de lo más apacible al lado de su pareja, Matthias Kühn. Sin embargo este miércoles, la vedette rompía su silencio ante la impotencia de no poder visitar a una de sus grandes amigas, Carmen Sevilla, aquejada de Alzheimer desde el año 2009. La presentadora de televisión lleva años sin aparecer públicamente, retirada en una residencia y acompañada en todo momento por los suyos y por su hijo, Augusto Algueró.

Sin embargo no recibe visitas, algo que duele enormemente a Duval, pues la considera parte de su familia. Comenzó a trabajar con ella a los 17 años y su relación profesional se terminó convirtiendo en una verdadera amistad. «Después la vida, por diferentes motivos nos ha separado un poco porque te casas, tienes hijos, te divorcias, te casas otra vez, viajas... Pero el cariño siempre ha estado ahí presente», dice durante el acto público.

La vedette explicó visiblemente emocionada que en 2015 pidió a su hijo Augusto que la dejara visitarla, pero no recibió respuesta. «Desde aquí le hago un llamamiento para que me deje despedirme de Carmen Sevilla. Quiero verla y abrazarla, no quiero decirle adiós delante de un ataúd», ruega la actriz.

Y añade apenada: «Tres años llevo esperando una respuesta y me da mucha pena. Independientemente de que Carmen Sevilla sea una gran estrella, para mí ha sido mi familia y siempre hemos tenido una relación fantástica. Mis padres han sido sus padres, yo he estado en casa de sus padres, de doña Flora».

Hace unos años que el propio hijo de Carmen Sevilla dijo que prefería que la gente la recordara tal y como era antes de la enfermedad, pero Duval asegura que ella es su familia y que tiene todo el derecho. «Yo respeto que él no quiera que se la recuerde como está ahora, pero Carmen es mi familia. Como es el día del cuidador he considerado que era el momento de decirlo», concluye con la esperanza de que su hijo atienda a sus súplicas.