Faisal Abdulá al Jaber (derecha), ajusticiado, y su sobrino el príncipe Basil
Faisal Abdulá al Jaber (derecha), ajusticiado, y su sobrino el príncipe Basil - ABC

Faisal Abdulá al Jaber, el primer jeque ajusticiado en Kuwait

Culpable del asesinato de un sobrino, en 2010, el pasado miércoles fue ahorcado en una prisión del centro del país

Corresponsal en El CairoActualizado:

El jeque Faisal Abdulá al Jaber al Sabah parecía tenerlo todo. Pertenecía a la Casa Real Al Sabah, todopoderosa familia que gobierna desde 1752 los destinos de Kuwait, una pequeña monarquía constitucional asentada sobre una décima parte de las reservas mundiales de crudo. Miembros de la Familia Real, copan desde hace décadas puestos claves en la Presidencia, Ministerios y Fuerzas Armadas. Sin embargo, en 2010 Faisal fue condenado a muerte por disparar a bocajarro contra su sobrino y también príncipe Basil Salem al Sabah. Ratificada su sentencia por el Tribunal de Casación, esta semana el emir de Kuwait, Sabah Al-Ahmad Al Jaber Al Sabah, autorizó su ejecución. El miércoles fue ahorcado en la Prisión Central del país, convirtiéndose en el primer miembro de la Familia Real kuwaití ajusticiado en la monarquía del golfo, según detalló la agencia de noticias KUNA.

El jeque fue acusado de «homicidio premeditado y posesión ilegal de arma de fuego», pero el juicio, celebrado en 2010, no aclaró los motivos por los que Faisal, que visitaba a Basil en el Palacio Massilah, se levantó de la mesa, solicitó hablarle en privado y lo mató. Basil, aunque era nieto del emir-rey de Kuwait que gobernó de 1965 a 1977, carecía entonces de cargo político y estaba fuera de las quinielas para convertirse en el decimosexto emir de Kuwait, por lo que las autoridades descartaron motivaciones políticas.Faisal al Sabah era sólo un «sheij» (jeque) más de la extensa Familia Real de Kuwait, título que ostentan todos los descendientes por línea masculina del fundador de la dinastía Al Sabah. La casa Sabah, que se remonta más de 250 años, cuenta hoy día con más de 1.200 miembros, según estimaciones recogidas por el Instituto Medea para las Relaciones Euro-Árabes. La familia Al Sabah ha dado 15 emires a Kuwait en los casi dos siglos y medio que gobierna el país.

Alto secreto

En medio del secretismo protector con el que se envuelve la familia, que de momento ha sobrevivido a redes sociales y presiones externas, pocos detalles se conocen de la vida de Faisal al Sabah. De él solo se encuentran un puñado de imágenes de archivo, siempre tocado con su «ghutra» o «kufiya» roja y blanca típica del golfo. En 2010 tenía rango de capitán en los servicios de Inteligencia del Ejército kuwaití. Honrado y llorado a su muerte, se sabe más del sobrino al que asesinó, el príncipe Basil, nieto del 12º emir del país, Sabah Al Salem, y primo lejano del actual. «El jeque Basil fue el perfecto marido y padre, así como un hombre muy democrático», declaró su esposa la jequesa Intisar.

En manos del emir

Tras el juicio contra Faisal y las sucesivas apelaciones, quedó en manos del emir Sabah Al-Ahmad Al Jaber Al Sabah, monarca de Kuwait desde 2006, conmutar la pena, como ha sucedido en anteriores ocasiones con sentencias que afectaban a miembros de la familia real. Su sorprendente firma selló el destino del príncipe Faisal, lanzando el mensaje de que los miembros de la realeza son también responsables ante la ley kuwaití.En 2016, Arabia Saudí también ejecutó a un príncipe de su propia Familia Real por asesinato. Junto a Faisal han compartido destino este miércoles otros seis condenados: tres de ellos mujeres y cinco extranjeros. Aunque Kuwait no ajusticiaba a nadie desde 2013, más de 60 personas han recibido la pena capital desde su instauración en los 60.