Melania Trump y el Príncipe Guillermo de Inglaterra durante su tenso encuentro
Melania Trump y el Príncipe Guillermo de Inglaterra durante su tenso encuentro - GTRES
Gente

El extraño gesto del príncipe Enrique en su encuentro con Melania Trump

La experta Patti Wood, entre otros, apunta a que la posición de la mano del nieto de Isabel II es una advertencia de espíritus malignos

MadridActualizado:

Melania Trump y el príncipe Enrique se reunieron con motivo de los Juegos Invictus, celebrados en Toronto. Un encuentro diplomático que no se habría salido de la normalidad si no fuera por la extraña posición corporal del príncipe Enrique.

Guillermo de Cambridge, célebre por su sonrisa y su actitud cercana durante sus reuniones, se mantuvo distante con Melania. Pero el detalle que ha incendiado las redes sociales radica en la postura de la mano derecha de Enrique de Inglaterra, cuyos dedos índice y meñique se encuentran por fuera de la americana, mientras el resto de la mano permanece metida.

Después del gran revuelo que ha causado en las redes sociales, algunos expertos se han atrevido a examinar y explicar el lenguaje corporal del Príncipe Enrique, que incluso ha eclipsado la presentación oficial de Meghan Markle, su novia estadounidense.

Patti Wood, experta en lenguaje corporal, declaró al diario «The Huffington Post» que la actitud del príncipe Enrique dista mucho de las anteriores, donde se muestra mucho más contento y cómodo.

«Esto se llama cuerno del diablo. No es una señal de que es el diablo, sino más bien una advertencia de los espíritus malignos. Es un gesto protector contra el mal o la oscuridad», ha afirmado Wood. No obstante, también explicó que puede signficar «mucha tensión y una necesidad de mantener su núcleo central».

Sin embargo, no todos los expertos coinciden con Patti Wood. El experto Joe Navarro, por ejemplo, apunta a que esta posición corporal podría estar causada por muchos factores, por lo que prefiere «no examinar al mílimetro la fotografía».

Aunque ambos sí coinciden en que el gesto del príncipe Enrique es tenso. «Hubo cierta incomodidad psicológica. Su expresión facial normal es una sonrisa, que es maravillosa y atractiva. Aquí la boca está más cerrada, los labios tirados hacia atrás y no está sonriendo», apuntó Navarro.

«Todo lo que podemos decir es que es inusual, pero no podemos decir que es esto o aquello», aunque esta declaración no impidió que los usuarios de Twitter siguieran debatiendo sobre el significado de la postura del Príncipe Enrique.