José Ortega Cano besa a su hijo José Fernando
José Ortega Cano besa a su hijo José Fernando - GCT

La eterna lucha de José Fernando contra las drogas podría estar llegando a su fin

El joven permanece ingresado en el centro San Juan de Dios de Ciempozuelos de Madrid desde el pasado mes de junio

MadridActualizado:

José Fernando, adoptado por José Ortega Cano y la desaparecida Rocío Jurado, con seis años junto a su hermana Gloria Camila permanece ingresado en el centro San Juan de Dios de Ciempozuelos de Madrid desde el pasado mes de junio para recuperar su estabilidad emocional, quebrada por diversos procesos judiciales, y para acabar con sus problemas adictivos y reinsertarse gradualmente en la vida «normal».

El hecho de estar superando sus adicciones ha causado mucho sufrimiento a su familia, y es que él mismo dijo en una ocasión que prefería alargar su estancia hasta estar completamente seguro de que no volverá a caer en los errores del pasado. Una lucha para la que ha contado en todo momento con el apoyo absoluto de su padre quien siempre ha destacado «el buen fondo» que tiene José Fernando a pesar de los muchos problemas que ha vivido en estos últimos años.

Y parece que este sufrimiento está llegando a su fin. Tal y como publica la revista «Semana», quien ha recogido las primeras palabras del torero donde afirma que todo va viento en popa: «José Fernando está estupendamente, está muy bien. Todo va fenomenal, gracias a Dios», dijo orgulloso Ortega Cano asegurando que en los próximos días el joven disfrutará de un nuevo permiso para salir de la clínica psiquiátrica en la que se encuentra: «El permiso se ha tenido que posponer unos días, pero podemos ir a visitarle, así que todo está bien afortunadamente». Una nueva oportunidad que el joven deberá aprovechar tras varios meses de adaptación a una vida alejada de las drogas.