Brad Pitt y Angelina Jolie
Brad Pitt y Angelina Jolie - REUTERS

La decisión definitiva en el proceso de divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie

El exmatrimonio quieren cortar cuanto antes cualquier nexo entre ellos -a excepción de sus seis hijos; Maddox, de 16 años, Pax, de 14, Zahara, de 12, Shiloh, de 11, y los gemelos Vivienne y Knox, de 9 años-

ABC
MadridActualizado:

Son momentos difíciles para el que fuera uno de los matrimonios con más relumbrón de Hollywood. Brad Pitt y Angelina Jolie dejaron boquiabiertos a medio mundo cuando anunciaron su ruptura en septiembre de 2016. Han pasado ya más de dos años, pero sus diferencias irreconciliables han provocado que después de meses de negociaciones, la pareja haya sido incapaz de poner fin a su proceso de divorcio.

El exmatrimonio quieren cortar cuanto antes cualquier nexo entre ellos -a excepción de sus seis hijos; Maddox, de 16 años, Pax, de 14, Zahara, de 12, Shiloh, de 11, y los gemelos Vivienne y Knox, de 9 años- por ello han pedido a un tribunal que oficialmente los declarare solteros para dejar el resto de asuntos que se resuelvan con el tiempo. La custodia de sus seis hijos ha sido uno de los temas más puntiagudos para la pareja. Las negociaciones encallaron una y otra vez por falta de entendimiento entre las partes, colmando la paciencia de la actriz que llegó a prescindir de los servicios de Laura Wasser –conocida popularmente como la reina de los divorcios en Hollywood–.

Show mediático

Poco o nada queda de la admirada pareja que pese a poner todo de su parte, acudiendo a terapias con asesores matrimoniales no logró salvar ni su relación ni –en ocasiones– su imagen, copando titulares en la prensa a diario. Una fuente cercana a la pareja aseguró que Pitt se ha llegado a sentir «asqueado» por su exesposa y su equipo legal por permitir que la batalla por la custodia se desarrolle en público. «Él quiere resolver esto de forma privada. Él sabe que esto no es justo para los niños».

Desde que la actriz presentara la solicitud de divorcio el 20 de septiembre de 2016, las polémicas en el exmatrimonio han sido constantes hasta el pasado mes de abril, cuando los medios estadounidenses se hicieron eco de un acuerdo que parecía definitivo y en el que se detallaban sus deberes y derechos con respecto a su nutrida prole. Unas informaciones muy alejadas de la realidad tras desvelarse que la actriz solicita la custodia total de los menores, pues tiene la intención de asentarse en Londres junto a los pequeños, mientras que el actor exige una custodia compartida, alegando que siente que su exmujer está tratando de negarle el derecho de criar a sus hijos. Una pelea en la que ninguno está dispuesto a ceder.