De Izq. a Dcha: Leo, Rachel, Boris, Stanley y Jo Johnson
De Izq. a Dcha: Leo, Rachel, Boris, Stanley y Jo Johnson - EFE

El clan Johnson, cuando la sangre es más importante que la política

Con dos hermanos en contra del Brexit y otro «apolítico», los hermanos del primer ministro británico se mantienen unidos porque evitan el tema en las reuniones familiares

LONDRES Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«En las últimas semanas he estado dividido entre la lealtad familiar y el interés nacional». Con estas palabras, publicadas en su perfil de Twitter, Jo Johnson cerró esta semana su etapa como diputado. El hermano pequeño del primer ministro Boris Johnson y que fuera periodista del Financial Times, evidenciaba así las discrepancias políticas dentro de su particular familia, que suponen, según sus propias palabras, «una tensión irresoluble». No sorprende, considerando que mientras el mayor de los hermanos ha afirmado que prefiere «estar muerto en una zanja antes que pedir otra prórroga del Brexit», el menor, de 47 años, y abiertamente proeuropeo, aboga por la celebración de una nueva consulta. Y aunque considera que las diferencias con su hermano solo son políticas, su renuncia refleja que la tensión en Reino Unido se vive también dentro de las familias.

Boris Johnson junto a su madre, Charlotte
Boris Johnson junto a su madre, Charlotte - EFE

En la misma línea de Jo está Rachel Johnson, de 54 años, que se cambió de partido para hacer campaña contra la salida de la UE, y miembro de esta familia que llama la atención por sus posturas distantes que contrastan con su lealtad manifiesta, sus excentricidades y su visibilidad mediática. Mientras que en el Reino Unido las familias y las parejas de los gobernantes han mantenido por lo general un perfil bajo, el clan Johnson no deja de acaparar titulares.

La que menos destaca es la madre, Charlotte, una artista británica que ha dicho odiar «la vulgaridad de la fama» y que disfruta, tras enviudar de su segundo marido, de una vida tranquila con sus nietos. Se casó muy joven con Stanley Johnson, a quien conoció cuando ambos estudiaban en la Universidad de Oxford. Se mudaron a Nueva York, donde nació Boris en 1964. En Inglaterra nacieron sus otros tres hijos. Rachel, periodista de la BBC y del Financial Times, escritora, presentadora de televisión y candidata al parlamento europeo por el partido Change UK, es descrita como una mujer muy inteligente. Su segundo nombre, Sabiha, que significa «la mañana» en turco y en árabe, se debe a que los hermanos son bisnietos de Ali Kemal, un periodista y político turco asesinado en 1922. Sabiha era la esposa de su bisabuelo. Stanley, el patriarca, está muy orgulloso de sus raíces turcas y aunque se le señala por haber sido un padre ausente durante la infancia de sus hijos, en la vida adulta es uno de sus pilares.

El «Trump británico»

Este economista de 79 años, que trabajó en el Parlamento Europeo y en el Banco Mundial y comprometido ambientalista, votó contra el Brexit y tuvo sonoras broncas con su hijo mayor a cuenta del referéndum, pero ahora apoya a Boris. Le llaman el «Donald Trump británico», no solo por su parecido físico sino por su actitud provocadora y sus ganas de llamar la atención. Algo que parece compartir con Rachel, que hace unos meses hizo topless en directo en televisión para hablar sobre el Brexit (en un guiño a Victoria Bateman, autora de «The Naked Brexit Protester», quien también había acudido desnuda a un programa). En el sobresaliente curriculum de la única hermana destaca un detalle que parece no encajar: su participación en el programa Gran Hermano Celebrity. La afición a los realities la comparte con su padre, que concursó en «Soy una celebridad, sáquenme de aquí» (la versión británica de «Supervivientes»).

Más alejado de los focos y de la sed de fama de sus hermanos y su padre está Leo, de 51 años, que como los demás también estudió en Oxford y se describe a sí mismo como «apolítico». Su carrera la ha desarrollado en el distrito financiero de Londres y presenta en Radio 4 de la BBC el programa «Future Proofing», que analiza el cambio social que provoca la innovación tecnológica. Los cuatro hermanos Johnson tienen dos medios hermanos, Maximilian y Julia, hijos de Jennifer Kidd, la segunda esposa de su padre.

Según explicó a ABC una allegada de la familia, «ellos son realmente un clan, tienen un profundo respeto por los otros. Se quieren y se admiran. No creo que, como dicen algunos, haya una ruptura familiar, están muy unidos». Una unión que requiere de una receta muy simple, al menos por lo que escribió Rachel en un tuit tras la dimisión de su hermano Jo: « La familia evita el tema del Brexit, especialmente en las comidas». Algo que también apuntó su hermano Leo en declaraciones a un periódico inglés: «Encargamos unas pizzas y vemos un partido de fútbol. Ni una palabra sobre política. Amo a Boris como hermano, así que prefiero no hablar sobre su profesión». Para este clan, la sangre parece ser más importante que la política.