Cindy Crawford en Lisboa
Cindy Crawford en Lisboa - Redes sociales

Cindy Crawford se deja seducir por Lisboa

La modelo estadounidense inaugura una tienda de una marca suiza de lujo en la emblemática Avenida da Liberdade

Corresponsal en Lisboa Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cindy Crawford se rinde por fin a los encantos de Lisboa, pues ha visitado por primera vez la capital portuguesa esta misma semana. Llegó el miércoles 13 de marzo y aprovechó al máximo sus poco más de 24 horas en la cuna del fado, donde desembarcó en calidad de embajadora internacional de la marca suiza Omega (25 años lleva ya ejerciendo esa función).

La firma estaba de inauguración ya que se ha sumado a la lujosa Avenida da Liberdade para abrir una tienda de relojes de alto nivel, que a la famosa ‘top model’ norteamericana le apasionan. De modo que Cindy, de 53 años, no podía faltar. «Había oído hablar mucho, y bien, sobre Lisboa. Ahora sé que la gente tenía razón en todo lo que me decía. Es una ciudad maravillosa, me encanta», declaró en medio de la expectación despertada a su alrededor.

Tanto es así que Crawford no perdió la oportunidad de pasear bajo el sol lisboeta, pese a que soplaba el viento frío del Océano Atlántico. Pero allí estaba esta estilosa mujer, que marcó época con su esteticismo impecable y su clase innata.

¿Y quién ejercía de anfitriona? Pues la embajadora portuguesa de Omega, la popular actriz Cláudia Vieira. Juntas se dejaron ver sonriendo en la elegante arteria del centro de Lisboa, donde campan a sus anchas los establecimientos de marcas como Prada, Louis Vuitton, Zadig & Voltaire, Michael Kors, Yves Saint-Laurent, Montblanc, Burberry, Ermenegildo Zegna, Longchamp, Gucci, etcétera.

Ver esta publicación en Instagram

@Omega kind of day with this Portuguese beauty @claudiavieiraoficial...

Una publicación compartida de Cindy Crawford (@cindycrawford) el

Resulta que a Cindy le había recomendado un amigo de Los Ángeles el restaurante «Sea me», especializado en marisco y ubicado junto a la emblemática plaza de Camoes, entre el Chiado y Santa Catarina. A los postres, no pudo resistirse al dulce más característico de Portugal: los pasteles de nata o, mejor dicho, los pasteles de Belém, que es como se les designa en el país vecino porque la fábrica pionera está situada en la zona de Belém, al lado del Monasterio de los Jerónimos y del Monumento a los Descubridores.

La modelo estadounidense conversó de manera relajada con un pequeño grupo de personas en la Avenida da Liberdade y no mostró ningún complejo ante la ‘dictadura de la juventud’ que invade la sociedad actual: «El mundo está centrado en el ideal de la juventud, y en la industria de la moda mucho más. Cuando hace tres años cumplí los 50, no era una cosa que yo deseara, pero después pensé que continúo siendo yo misma, aunque las cosas cambian, tú lo notas. Por mucho zumo verde que bebas y mucho ejercicio que hagas, no paras de envejecer. Es así». Y prosiguió Cindy Crawford: «Por eso considero tan importante ir trabajando todos los aspectos de la vida: la filantropía, las relaciones, las amigas con las que reírte por estar todas envejeciendo». Unas palabras que cobran más significado en alguien que formó parte de la generación que revolucionó la moda y la imagen de la mujer, como también sus colegas Naomi Campbell, Claudia Schiffer, Helena Christensen o Linda Evangelista.