Meghan Markle

La cara oculta de Meghan Markle: su fuerte carácter hace temblar los cimientos del Palacio de Kensington

Desde que su asistenta personal dimitió de su cargo, no cesan las informaciones sobre las exigencias de la Duquesa de Sussex

Actualizado:

Hace tan sola una semana, la asistenta personal de Meghan Markle, Melissa, decidía abandonar su puesto de trabajo inesperadamente. Cualquiera diría que trabajar para la Duquesa de Sussex es uno de los trabajos más deseados del mundo, pero a juzgar por las informaciones que han ido saliendo a raíz de su dimisión, nada más lejos de la realidad.

El «Daily Mail» revela este domingo la otra cara de Meghan Markle, una mujer con mucho carácter a la que nadie le dice qué tiene que hacer. En menos de seis meses ha conseguido imponer sus ideas en el Palacio de Kensington, rompiendo con la paz de la Casa Real inglesa. Decidida a hacer las cosas a su manera desde el mismo momento en el que se levanta, a las cinco de la mañana.

Según la publicación, el «huracán Meghan Markle» está acabando con todas las reglas que había hasta ahora en el Palacio de Kensington. Una fuente asegura que a la Reina madre no le hizo mucha gracia que, una divorcioda como ella, optase por un vestido tan blanco para su boda con el Príncipe Harry. «Se le dijo a Meghan Markle que necesita comenzar a vestirse menos como una estrella de Hollywood y más como una real, dice una fuente.

También es llamativa la obsesión de Meghan Markle por vestirse de negro, un color que tradicionalmente usa la realeza solo para significar el luto. Comenta también la fuente a la citada publicación, el susto que se llevó la Reina Isabel II al ver a la Duquesa de Sussex enseñando sus esbeltas piernas varios centímetros por encima de la rodilla. Su vestimenta ha provocado que, en más de una ocasión, la Reina Isabel II levante las cejas, pese a la buena relación que mantienen entre ellas.

Muy metódica

Pero la Reina Isabel II no es la única que se lleva las manos a la cabeza, sus ayudantes también. La Duquesa de Sussex es muy exigente y envía constantemente mensajes de texto a sus asistentes. Estos aseguran que se comporta de manera poco ortodoxa hasta tal punto que algunos no entienden algunas de las cosas que pide.

Además, Meghan Markle cuenta con su propio equipo, un grupo de amigos íntimos externos a la Casa Real inglesa que la han ayudado en su transición a la nueva vida, desde su vestuario hasta la planificación de su boda. Lindsay Roth es una de ellas. Se conocieron en una clase de literatura en la Northwestern University en Illinois y desde ese instante se convirtieron en aliadas. También la estilista Jessica Mulroney, su mejor amiga.