Blanca y Borja Thyssen con la baronesa Thyseen
Blanca y Borja Thyssen con la baronesa Thyseen - GTRES

Borja y Blanca Thyssen no irán a la Comunión de las niñas de Tita

El hijo de la baronesa aún no ha sido invitado y asegura que no irá aunque le llame su madre

BEATRIZ CORTÁZAR
MADRIDActualizado:

Sorprendidos, aunque sin ganas de entrar en más polémicas, pues ya han pasado por muchas a lo largo de los últimos años. Así se sienten Borja y Blanca Thyssen tras enterarse a través de un medio digital («Vanitatis») de que el próximo lunes las hijas de la baronesa Thyssen, Carmen y Sabina, celebrarán su Primera Comunión en Andorra y que ellos se encontraban entre los invitados a la ceremonia. El hijo y la nuera de Carmen Thyssen se han quedado de piedra, pues, hasta la fecha, no sabían nada al respecto. Por supuesto, tampoco han recibido ninguna invitación de Tita, ni tan siquiera un mensaje a través de un tercero. «Te juro que no tenía ni idea, así que es de cajón pensar que no estaremos en la Comunión. Primero, porque no nos han invitado; y, segundo, porque si lo hicieran a día de hoy tampoco iríamos», ha comentado Borja a su entorno más directo.

Para ellos ha sido toda una sorpresa, aunque no quieren darle mayor importancia. Es conocida la peculiar relación y forma de actuar de esta familia. Después de siete años sin hablarse, al final llegó la reconciliación en parte gracias a la labor de los respectivos abogados de Carmen y Borja Thyssen, quienes negociaron para que se retiraran una serie de denuncias que se habían interpuesto. Además, tenían la necesidad de aunar sus fuerzas de cara a sus problemas con Hacienda.

Soledad andorrana

El hecho de que la baronesa y su hijo se hayan instalado en unas casas que compraron hace un año en Andorra ha conseguido que la relación entre madre e hijo sea más fluida por aquello de la cercanía y la soledad de Borja, quien tiene que pasar largas temporadas fuera de España (más o menos seis meses al año) para tributar como residente andorrano. Mientras Blanca Cuesta y sus cuatro hijos viven en Pozuelo de Alarcón, en Madrid, Borja va y viene cuando puede, aunque están estudiando qué harán el próximo curso escolar dado que no quieren estar tanto tiempo separados.

«Borja tiene muy claro que no piensa acudir a la Comunión sin su mujer e hijos. Siempre se ha puesto firme a la hora de colocar en su lugar a Blanca y aunque en el último minuto su madre le llame para que esté a su lado, su respuesta será negativa. Una Comunión es un acto familiar y hay que avisar con tiempo y más ellos que tendrían que organizarse con los niños para viajar a Andorra», explica un amigo del matrimonio. Una pena porque sería una ocasión única para que las niñas de la baronesa se vieran con los hijos de su hermano Borja, ya que únicamente han estado juntos en una ocasión durante un breve encuentro la pasada Navidad.