Isabel Pantoja
Isabel Pantoja - efe

Lo que le espera a Isabel Pantoja cuando llegue a Cantora

La tonadillera obtiene su segundo permiso penitenciario en vísperas de su 59 cumpleaños

Actualizado:

Ni una alegría y sí muchos disgustos. El panorama que Isabel Pantoja se va a encontrar cuando llegue a la finca «Cantora» no es el que una presa que lleva semanas suspirando por salir de la cárcel espera con ilusión. Primero, porque a estas alturas del verano la cantante creía que iba a salir con el tercer grado y por lo tanto sin necesidad de regresar a la cárcel de Sevilla. Según los cálculos iniciales, la idea era que para su 59 cumpleaños, el próximo día 2 de agosto, ya estaría calificada en tercer grado y podría seguir su condena en un centro social o bien con la pulsera telemática. Esa posibilidad se esfumó el pasado martes cuando Instituciones Penitenciarias no dio el visto bueno, decisión que el abogado de Pantoja piensa recurrir.

Con seis días de permiso Isabel tendrá que reorganizar su vida y poner muchas cosas en orden dentro de su casa. Habrá cumpleaños, pero se espera que no tan multitudinario como en años anteriores y con menos «topos», que los Pantoja están muy cansados de que luego se sepa todo lo que pasa en esa casa. Para Isabel su máxima preocupación sigue siendo su madre, doña Ana, con la que habla casi a diario. Estar a su lado, al igual que con Agustín, su hermano y hombre para todo, es lo que más le reconfortará dado que del resto sólo va a escuchar problemas.

Poco «cash»

Con una situación económica realmente preocupante, ya que sigue sin vender ninguna de sus propiedades y de ahí que no pueda hacer frente a todos los pagos, para colmo la situación de sus hijos tampoco ayuda. Con el mayor, Kiko, tiene la alegría de que le hará nuevamente abuela, esta vez de una niña, pero el disgusto que le espera es la sentencia judicial que permite que su exnuera, Jessica Bueno, y Jota Peleteiro, puedan llevarse a su nieto a Londres. Para Kiko esta posibilidad es justamente lo que no quería y de ahí el enfado con el que abandonó el juzgado de Éibar el lunes pasado tras escuchar como el Fiscal apoyaba ese traslado. Para su alivio sabe que hasta septiembre podrá disfrutar del pequeño ya que le corresponde la mitad de las vacaciones.

Otro asunto es el de Chabelita, la pequeña de Isabel, que también tiene muchas novedades. La joven acudirá a «Cantora» con su hijo Alberto y seguramente con su novio Alejandro y Dulce, la amiga-fan-cuidadora de la tonadillera que se convirtió en una segunda madre para su hija.

Tras las últimas entrevistas a los medios, Chabelita quiere tener una larga conversación con su madre y aclarar muchos asuntos que han enturbiado su relación familiar. Otro problema que además duele para una artista que ha visto cómo su salud se resentía (tuvo que estar unos días en la enfermería) y por la que la mayoría de los funcionarios denunciaron en un escrito los presuntos tratos de favor por parte de la directora de la cárcel. La investigación que se encargó desde Instituciones penitenciarias desmontó esa tesis, pero el mal rollo que se respira dentro es algo que se percibe desde fuera a raíz de los diferentes testimonios que han ido surgiendo. Sin duda un cumpleaños no precisamente dulce para una mujer singular y con muchísimos frentes abiertos.