El presidente francés Hollande junto a Fidel Castro
El presidente francés Hollande junto a Fidel Castro - reuters

Dalia Soto del Valle, una mujer a la sombra del dictador Fidel Castro

En muy pocas ocasiones se puede ver a la segunda esposa del líder cubano

Actualizado:

Se llama Dalia Soto del Valle. Es rubia, de ojos verdes y en muy pocas ocasiones se deja ver en público. La segunda esposa de Fidel Castro y madre de cinco de sus ocho hijos es una mujer discreta, siempre a la sombra del «comandante». Por ello, cuando el pasado martes Castro se entrevistó con el presidente francés Hollande en su casa de la Habana muchos confundieron a Dalia con una asesora. La reunión a puertas cerradas duró unos 50 minutos, según confirmó el Palacio del Elíseo en París.

Mientras que Dalia optó para el encuentro por una camiseta holgada azul y una falda negra, Castro se presentó al encuentro con un chándal negro marca Adidas, una camisa de cuadros y unas zapatillas negras.

Castro conoció a la profesora, Dalia Soto del Valle en 1961. Aunque les separan 20 años, la edad nunca fue óbice en su relación. Se casaron mediante un matrimonio civil en 1980 después de haber tenido a sus cinco hijos, los únicos que Dalia permite entrar en su residencia en Punto Cero. Los cinco llevan el sello de los hijos reconocidos, la letra A: Alexis, Alexander, Antonio, Alejandro y Ángel.

Nacida en la ciudad colonial de Trinidad, en el sur de la provincia central de Sancti Spíritus, se ha dedicado durante décadas a la vida familiar. La esposa del exlíder cubano ha vivido en el más absoluto silencio mediático, sin proyección pública ni política alguna.

Las pocas imágenes de ella que se han podido ver en la prensa cubana son junto a sus hijos, en marchas del pueblo y en la misa celebrada en la Plaza de la Revolución por el Papa Juan Pablo II durante la visita del Pontífice a Cuba, en enero de 1998.