Kiko Rivera celebró una macrofiesta navideña en su casa de Sevilla
Anabel Pantoja junto a uno de los cachorros - twitter

Kiko Rivera celebró una macrofiesta navideña en su casa de Sevilla

Más de cien invitados, de rigurosa etiqueta, se apuntaron ayer al sarao del hijo de Isabel Pantoja

Actualizado:

Con todos los problemas que tiene su familia, cualquiera pensaría que no es el momento para grandes fastos. Pero Kiko Rivera no es como cualquier otro. Ni la sentencia condenatoria contra Isabel Pantoja por el caso de blanqueo de capital, ni los enfrentamientos con Jessica Bueno por la custodia de su hijo, ni las peleas con el novio de su hermana, Alberto Isla, a quien considera un «golfo», han logrado ensombrecer su Fin de Año. Tampoco la polémica que se ha desatado tras sus declaraciones en el programa «Deluxe», en las que aseguraba que tanto él como su madre aconsejaron a Chabelita que pusiera fin a su embarazo. Parece ser que estos comentarios han levantado las iras de muchos en Sevilla, que no entienden cómo un miembro de la Hermandad de la Esperanza de Triana puede decir públicamente algo que va en contra de los principios cristianos que defienden.

A pesar de todo, Kiko Rivera ha querido recibir 2014 con una gran fiesta, que tuvo lugar la pasada noche en su casa de Sevilla (el adelanto se debió a que hoy tiene trabajo como DJ). Se trata de un edificio unifamiliar de diseño, que cuenta con jardines y piscina, y donde, desde primera hora de la mañana de ayer, varios operarios trabajaban sin parar para decorar todo al gusto de Kiko.

«A punto de cumplir sus 30 años, a Kiko le apetecía tener una fiesta elegante y más acorde con su edad. Por eso pidió a los cien invitados que fueran con esmoquin y a las mujeres, que vistieran de largo», comenta su representante, Paty Eito, quien además me asegura que entre ambos únicamente hay una relación profesional, a pesar de los rumores que apuntan en otra dirección. «Llevo diez años trabajando como representante y fue Kiko quien me buscó para que llevara su carrera», dice sorprendida ante esos comentarios.

No se esperaba la presencia de sus hermanos, Fran y Cayetano Rivera, y hasta última hora estaba en el aire la llegada de Chabelita. Fuentes muy cercanas me aseguran que, aunque las cosas se van tranquilizando, el hecho de que su novio tenga prohibida la entrada en «Cantora» sigue interponiéndose entre Kiko y ella.

Por supuesto, tampoco se esperaba a la modelo Jessica Bueno, quien no ha hecho ninguna declaración tras el juicio por el cual se otorgó la custodia compartida del niño para los padres. La juez les dejó bien claro que no podrían hablar públicamente del bebé y en eso han sido prudentes los dos. Kiko nunca ha vuelto a decir nada, ni Jessica ha aprovechado la fama para vestirse de novia y hablar del pequeño. Ahora los abogados de ambas partes tienen que solicitar las medidas definitivas de la custodia del niño ya que hasta la fecha son de carácter provisional.

Leones y sorpresas

«Va a ser una fiesta muy cool», repetía en los últimos días Kiko a sus amigos, con dos dos leones enjaulados en la puerta y una larga lista de sorpresas con las que dejar a sus invitados boquiabiertos. Lo cierto es que de cara al 2014 quiere cambiar muchas cosas.

Kiko ha optado por convertirse en el hermano mayor y responsable de Chabelita. Además, la paternidad le ha hecho modificar ciertas costumbres. Por eso está convencido de que Isla, el novio de su hermana, es un listo y de ahí la guerra pública que mantiene con él. «El tiempo demostrará que tengo razón», asegura Rivera.

Los leones, retirados por falta de permiso

Los cachorros de león que fueron exhibidos en la fiesta organizada por Kiko Rivera tuvieron que ser retirados por el zoológico Mundo Park, tras haber comprobado la Guardia Civil que carecía del permiso de exhibición pública. Según fe fuentes de la Guardia Civil, una patrulla del Seprona comprobó en el lugar en que se celebraba la fiesta que la empresa titular de los cachorros carecía del permiso de Medio Ambiente para la exhibición de los felinos, por lo que interpuso la correspondiente denuncia.

La empresa responsable de los animales, que posee el zoológico Mundo Park en la localidad sevillana de Guillena, tuvo que retirarlos en ese momento. La denuncia que originó la intervención de la Guardia Civil fue puesta por miembros de una asociación que previamente habían comprobado que los animales formaban parte de la celebración de la fiesta.