El millonario Lafayette Hunt fue quien inspiró al personaje JR de la serie «Dallas»
El millonario Lafayette Hunt fue quien inspiró al personaje JR de la serie «Dallas» - ABC
haroldson lafayette hunt

¿Y si JR hubiera ordenado asesinar a Kennedy?

El millonario que inspiró al personaje de «Dallas» pudo conspirar para matar al presidente de Estados Unidos

Actualizado:

Una de las teorías conspirativas del asesinato de Kennedy implica al magnate del petróleo Haroldson Lafayette Hunt (1889-1974), la inspiración del J. R. Ewing de «Dallas». Aunque J. R. es un blando (lo dijo el propio Larry Hagman) ante el original. Un tipo que tenía tres familias a la vez y catorce hijos (uno de ellos, Lamar, fue el fundador de la American Football League y creador de la Super Bowl). En la serie no se atrevieron a llevar demasiado su vida a la pantalla porque habría sido demasiado loca. Y estamos hablando de una ficción en la que una temporada entera se soñó para que Bobby Ewing pudiera resucitar. Cuando JFK empezó su visita a Dallas y dijo a Jackie lo de «entramos en territorio de chiflados» no iba muy descaminado.

H. L. Hunt era en 1948 el hombre más rico de EE.UU. A los ochenta y tantos le preguntaron si ganaba un millón de dólares a la semana y él contestó: «Me moriría de hambre con esos ingresos». Al estilo de Howard Hughes: «Yo no soy un multimillonario paranoico que ha perdido el juicio. ¡Maldita sea; yo soy multimillonario!». Según «The New York Times», H. L. Hunt era «un renegado poco convencional con el dinero suficiente para cumplir sus caprichos».

Nacido en Fayette County (Illinois) en 1889, su primer negocio fue una plantación de algodón en Arkansas. Pero, instalado en Dallas, su riqueza la hizo con el petróleo. A la vez, sus opiniones políticas se situaban a la derecha de Gengis Kan. En 1951 estuvo detrás de la campaña que promocionaba al general MacArthur para presidente. E hizo lo que pudo para echar a Fidel Castro. Creó una red de inteligencia y radios para apoyar a McCarthy y meterse con Martin Luther King. Y aquí viene la relación con Kennedy: ayudó a financiar la carrera política de Lyndon B. Johnson. También era muy amigo de Edwin Walker, el general que en 1962 encabezó los disturbios en la Universidad de Ole Miss para protestar contra James Meredith, el primer estudiante negro. Walker fue la víctima de un intento de asesinato en 1963 atribuido a Lee Harvey Oswald.

Conspiraciones

John F. Kennedy echó el ojo a H. L. Hunt porque este aprovechaba las exenciones fiscales para expandir su propaganda ultraderechista. Kennedy pretendía una reforma fiscal en la industria del petróleo.

Aparte de otros vínculos, es Madeleine Brown, amante de Lyndon B. Johnson, la que describe una cita llena de negritas el día antes de que mataran a Kennedy. En la casa de Clint Murchison se habrían reunido, entre otros, Hunt, Hoover, Johnson y Nixon. Brown contó que Johnson le susurró: «Después de mañana esos condenados Kennedy no van a volver a avergonzarme otra vez. No es una amenaza, es una promesa». Brown también vio a Oswald reunirse con Ruby en el Club Carousel antes del asesinato. Le faltó ver a Mateo Morral.

En un artículo del «Dallas Morning News» se desmontó la reunión: Johnson estaba con Kennedy, Hoover en Washington. Nixon estaba en Dallas, pero en otra parte. Lo mismo ya habían conspirado. O Hunt conspiraba consigo mismo. Murió en 1974. Vio a Kennedy muerto, pero no llegó a ver «Dallas».