Mick Jagger, su septuagenaria majestad del rock
MIck Jagger cumple 70 años y sigue rompiendo los escenarios - afp

Mick Jagger, su septuagenaria majestad del rock

El líder de los Rolling Stones cumple hoy 70 años, tras renovar su aportación a la música con conciertos históricos en Glastonbury y Hyde Park

Actualizado:

Sus líos amorosos y familiares le han robado a menudo los titulares fuera del escenario. Pero hoy, en su 70 cumpleaños, Mick Jagger brilla con luz propia en el pedestal del rock. Su hija Georgia May Jagger, uno de los siete vástagos que ha tenido Jagger con cuatro mujeres diferentes, protagoniza a sus 21 años la última portada de la revista «Love», con una sesión en la que posa desnuda con un bolso Birkin de Hermès. Su novia desde hace doce años, la diseñadora estadounidense L’Wren Scott, acaparó los flashes en la fiesta privada en Londres con la que celebraron las siete décadas en pie del cantante de los Rolling Stones. Scott tiene 46 años, mide 1,90 y, según Camilla Long de «The Sunday Times», es «tan sobrenaturalmente imparable y fabulosa e implacable sexualmente que podría ser extraterrestre».

Siempre rodeado de mujeres, Jagger ha llegado a los 70 años luciendo su mejor tipo en el escenario sagrado del festival de Glastonbury, donde los Rolling tocaron por primera vez en los cincuenta años de existencia de este templo veraniego de la música el pasado 29 de junio. Una semana más tarde, Jagger y los suyos tocaron en Hyde Park -con todas las entradas, ninguna de menos de 160 euros, vendidas meses antes- para reeditar el legendario concierto que dieron en 1969. Entonces, lo vieron gratis 200.000 personas. Y el hoy abuelo Jagger vestía de blanco como una vestal de un templo griego. Todo ha cambiado. Pero Jagger trabaja duro para que su sex appeal permanezca.

Siempre en forma

Se entrena cada día con un preparador neocelandés que le diseña un cóctel de pilates, yoga, ballet y running. Corre a menudo hasta diez kilómetros. En las semanas anteriores a un concierto, habla solo dos horas al día en intervalos nunca superiores a diez minutos. Jagger es un anciano, pero nadie lo diría.

Un estudio presentado este mes por la London School of Economics establece que los 23 y los 69 son las edades en la que la mayoría de las personas alcanza un máximo nivel de satisfacción. La felicidad humana tiene forma de «U». ¿Ha alcanzado Jagger por fin la satisfacción a la que decía no poder llegar? Mujeres aparte, el líder de los Rolling Stones reconocía en una entrevista en «BBC4» el mes pasado que su carrera musical había sido «poco exigente intelectualmente».

Y cree, o eso dijo, que su plan inicial de ser profesor habría sido mejor: «Ser maestro habría sido muy gratificante, estoy seguro». Jagger muestra ambición, y no tanto remordimientos. «A todo el mundo el mundo le gustaría haber hecho más cosas (...), y hay muchas cosas que en algún momento me habría encantado hacer, ser político, o periodista, en algún momento pensé en ser periodista», dijo.

El cantante era todavía un estudiante de empresariales en la London School of Economics cuando se mudó a un piso con Keith Richards, un viejo compañero del colegio, y un guitarrista llamado Brian Jones. Fundaron la banda en abril de 1962, todavía sin el batería Charlie Watts y el bajista Bill Wyman, y dieron su primer concierto en el Marquee Club de Londres en julio de aquel año.

Un buen estudiante

Jagger, siempre un buen estudiante, se convirtió en un chico malo, y en un par de años habían seducido -en muchos casos, literalmente- a toda una nación, destronando a los Beatles en popularidad en Gran Bretaña. Nacido en Dartford, en el condado inglés de Kent, el 26 de julio de 1943, es hijo de un profesor de educación física y nieto de profesor. Su madre era un ama de casa australiana. Se casó por primera vez en 1971 con la activista nicaragüense Bianca Jagger, con quien en 1979 tuvo a Jade, diseñadora y habitual de los tabloides. En el divorcio, ella le acusó de adulterio. Había satisfacción, sobre todo fuera del matrimonio.

Entabló una relación con la modelo Jerry Hall, con quien tuvo cuatro hijos y se casó en 1990. Jagger tiene otros dos hijos con dos mujeres, el primero de ellos es Karis, fruto de una corta relación con la modelo afroamericana Marsha Hunt. Entre sus noviazgos, los amantes del rock veneran especialmente el que le unió a la cantante Marianne Faithfull durante los sesenta. Ella, quizás no tanto. Según explica una reciente biografía de la cantante, escrita por Mark Hodkinson, la mejor noche de su vida la pasó Faithfull, al parecer, con Keith Richards.

Faithfull describe sus años como musa de la banda como «un trabajo terrible». Bianca Jagger dijo siempre que su matrimonio terminó «el día que nos casamos». Pero otra gran mujer, la Reina Isabel II, le condenó sus pecados nombrándole caballero en 2003. Su majestad satánica por fin era coronada y, diez años después, sigue reinando, septuagenaria, sobre el reino del rock. Larga vida al rey.