EFE

Recriminan a la Iglesia vasca su «cobardía» frente al terrorismo

Maite Fuertes y Pilar Aramburo denuncian que fue muy «fría» con las víctimas de ETA

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Maite Fuertes y Pilar Aramburo, cofundadoras de las asociaciones Gesto por la Paz y ¡Libertad Ya!, recriminaron ayer a la jerarquía de la Iglesia vasca su «cobardía» frente a ETA y su desapego hacia las víctimas del terrorismo. «Ha sido muy fría e ignorante con el sufrimiento», denunciaron en las jornadas «La Iglesia ante la violencia de ETA» organizadas en Vitoria por la pastoral universitaria en colaboración con la UPV/EHU.

En un coloquio en el que también intervinieron los sacerdotes y teólogos Félix Placer y Ángel María Unzueta, Fuertes lamentó que ante ETA «la sociedad vasca fue en su mayoría cobarde», pero más aún lo fue la jerarquía de una Iglesia a la que bajo su punto de vista le faltó «valentía». En este sentido, recordó que, cuando los siete miembros fundadores de Gesto por la Paz fueron a pedir ayuda al obispo de Bilbao Luis María Larrea para la primera manifestación de este colectivo en 1988 obtuvieron «tres noes».

Por otro lado, denunció que ninguna de las víctimas con las que se entrevistó dijo haber recibido apoyo alguno de la «Iglesia-jerarquía», que bajo su parecer brindó una ayuda «escasa» a los que padecieron la violencia de ETA. Entre otros, Fuertes hizo mención a la «indiferencia» del obispo emérito de San Sebastián José María Setién ante los concentrados que pedían la libertad del empresario José María Aldaya, secuestrado por la banda. También recordó la mínima contribución de la Iglesia ante las amenazas que recibió un sacerdote de Maruri.

«La Iglesia vasca ha sido cobarde a la hora de estar con la víctimas de ETA, pero esto a mí me hizo reafirmar mi fe en Cristo que siempre nos dice que estemos con quienes sufren», aseveró Fuertes. En la misma línea, la confundadora de ¡Libertad Ya!, Pilar Aramburo, incidió en que jamás tuvo duda de estar con las víctimas en los años de plomo. «Mataron a muchos vecinos míos y no se puede cobijar desde ningún marcó -manifestó-. La enfermedad se inyectó en la sociedad y sigue aún vigente».

Aramburo destacó a su vez que ETA ha sido «tan cruel» que no tiene ninguna justificación, de forma que no se puede «cobijar» en la reivindicación de Euskal Herria. Una «ensoñación bonita pero que no existe ni ha existido», añadió.

Paz sin violencia

Algo menos contundente se mostró el sacerdote Félix Placer, miembro de Herria 2000, que aseveró que la Iglesia vasca ha apoyado la importancia de los «derechos colectivos de Euskal Herria, su autodeterminación y territorialidad» como la «mejor respuesta» a la violencia etarra y al «conflicto en general». A su juicio, el colectivo «ejerció, practicó y promovió todo un proceso muy interesante de respuesta» a la actuación de ETA con el objetivo de «buscar una paz sin violencia».