Sare

Piden la libertad de dos presos de ETA en un colegio público de Guipúzcoa

Covite pedirá explicaciones por carta a la consejera de Educación, Cristina Uriarte

BilbaoActualizado:

Nuevos actos de enaltecimiento del terrorismo etarra han tenido lugar recientemente en el País Vasco. En esta ocasión, el sitio elegido por los radicales para manifestar su apoyo a la banda ha sido un colegio público de Rentería, en Guipúzcoa, donde el pasado sábado se celebró un acto de apoyo a los presos y se pidió la puesta en libertad de los criminales Aitzol Gogorza y Mikel Arrieta. Por esta razón, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) manifestó ayer su intención de enviar una carta a la Consejera de Educación, Cristina Uriarte, a la que pedirá explicaciones por el «intolerable» uso del centro para este tipo de fines.

En concreto, el colectivo hizo referencia a los actos que realizó la plataforma Sare en el colegio Koldo Mitxelena, situado en el citado municipio. Un centro que, alegó, se puso «al servicio» de las «reivindicaciones estrictamente políticas» de la organización radical, que lo único que reclama «es la impunidad y que terroristas de ETA no paguen por los gravísimos delitos por los que están condenados». En este sentido, Covite manifestó que este tipo de espacios «deberían ser escenario de actividades exclusivamente educativas», y denunció que la «radicalización violenta» gana espacios públicos en el País Vasco «gracias a la complicidad de las instituciones».

Durante los actos que tuvieron lugar el sábado se reclamó la puesta en libertad de dos presos de ETA. El primero de ellos es Aitzol Gogorza, condenado en 2006 a más de 20 años de cárcel por el intento de asesinato del funcionario de prisiones Juan José Baeza, quien recibió un tiro en el cuello. El otro es Mikel Arrieta, al que se le impuso una pena de 35 años por asesinar al jefe de la Policía Municipal de Baracaldo José Aibar Yáñez.

Oleada de actos

Se trata del cuarto acto en tierras vascas de los radicales que denuncia la institución de Consuelo Ordóñez en apenas dos semanas. Uno de los últimos casos tuvo lugar en el Casco Viejo de Bilbao, donde decenas de personas recibieron a Andoni Ugalde, miembro del comando Vizcaya y asesino del guardia civil Fernando Jiménez Pascual. En San Sebastián, más de un centenar acogieron a la terrorista Nahikari Otaegi, condenada por la Audiencia Nacional a seis años de cárcel por pertenecer a Segi.