Multitudinario homenaje en Bilbao al etarra Andoni Ugalde

El terrorista, miembro del Comando Vizcaya, asesinó al guardia civil Fernando Jiménez Pascual en 1994

BilbaoActualizado:

Decenas de personas recibieron ayer en el Casco Viejo de Bilbao a Andoni Ugalde, miembro del comando Vizcaya de ETA y asesino del guardia civil Fernando Jiménez Pascual. Tal y como denuncia el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), los radicales organizaron un desfile en honor del exrecluso, al que aplaudieron y vitorearon en un pasacalles. Los asistentes portaban también banderas a favor de la banda y carteles con rostros de otros integrantes de la misma.

La institución presidida por Consuelo Ordóñez hace hincapié en que los organizadores del evento contaron incluso con un equipo de sonido y un escenario que instalaron «en plena calle». En este sentido, considera que el acto «puede ser constitutivo de un delito de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas», motivo por el cual instará a la Audiencia «a investigar los hechos».

El acto tuvo lugar en el Casco Viejo
El acto tuvo lugar en el Casco Viejo - Observatorio de la Radicalización de Covite

Asimismo, Covite se ha mostrado muy crítico con el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, al que acusa de «permitir la celebración de homenajes públicos a personas cuyo único merito es haber asesinado». El colectivo ha recordado al regidor nacionalista que hace unos meses criminalizó a los damnificados de la banda por poner placas en memoria de los asesinados, y sin embargo las calles de la capital vizcaína se han convertido «en auténticos aquelarres» en honor a los criminales: «¿Permitirían las instituciones que los yihadistas que atentaron en Cataluña fueran homenajeados en actos como los dedicados a los etarras?», alega.

El etarra Andoni Ugalde pertenecía al comando Vizcaya y fue detenido en Bilbao en 1995. Fue condenado por el asesinato del guardia civil Fernando Jiménez Pascual, perpetrado el 4 de abril de 1994 en Bilbao, y por su participación en el asesinato del sargento mayor de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea, el 22 de noviembre de 1993.