Un matadero ilegal en Larraul (Guipúzcoa) destinado al consumo humano

La Ertzaintza ha desmantelado la instalación, regentada por un hombre y una mujer de 61 y 51 años

BilbaoActualizado:

La Ertzaintza desmanteló la semana pasada un matadero ilegal instalado en un caserío del municipio guipuzcoano de Larraul y abrió diligencias contra dos personas, un hombre y una mujer, a los que investiga por la supuesta comisión de delitos contra la salud pública, contra el medio ambiente y de maltrato animal. Según ha informado la Policía autonómica, dichos individuos sacrificaban su ganado y destinaban la carne al consumo humano. Los restos de los animales eran arrojados en una vaguada de la localidad de Anoeta.

La investigación se inició a finales del pasado agosto, cuando la Ertzaintza fue informada acerca de posibles vertidos ilegales de restos de animales en la vaguada del citado municipio. Los agentes inspeccionaron la zona y localizaron alrededor de 15 sacos con restos putrefactos de desechos en el cauce de una regata.

Las informaciones que recabaron los agentes les condujeron hasta un caserío de Larraul en el que fue descubierto el matadero ilegal. En la parte superior del edificio había una oveja sacrificada y varios ejemplares ovinos más listos para correr la misma suerte. También hallaron sacos con vísceras de animales similares a los localizados en Anoeta y todo tipo de herramientas y objetos empleados para el despiece.

Quienes regentaban el matadero eran un hombre de 61 años y su pareja de 51, que utilizaban las instalaciones para lucrarse y sin pasar por los controles que requiere la normativa vigente. También podría suponer un grave riesgo para la salud pública el hecho de que lanzaran los restos en el cauce del riachuelo de la localidad vecina. Por todo ello, los agentes comunicaron a los implicados que se iban a abrir diligencias contra ellos por la presunta comisión de un delito contra la salud pública, otro contra el medio ambiente y otro de maltrato animal.