Autobús de los antiabortistas con la imagen de Cristina Cifuentes
Autobús de los antiabortistas con la imagen de Cristina Cifuentes - HAZTEOIR

El Tribunal Supremo avala la campaña que vincula a Cristina Cifuentes con el aborto

La candidata del PP denunció en las elecciones autonómicas de 2015 la publicidad «difamatoria» de los antiabortistas: «Si votas Cifuentes, votas aborto»

MadridActualizado:

El Tribunal Supremo ha avalado la campaña publicitaria de los antiabortistas en Hazteoir.org contra la entonces candidata del PP a la presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, en la que en vallas publicitarias y en un autobús le recriminaron su posición favorable a la interrupción del embarazo durante la campaña electoral de las autonómicas, hace un año. Sus mensajes centrales fueron: «Si votas Cifuentes, votas aborto» y «Yo rompo con Cifuentes». La ahora presidenta autonómica denunció la acción por ser «absolutamente difamatoria», «de acoso intolerable» y «bastante poco cristiana». La Junta Electoral Provincial y Central ordenaron su retirada de las calles, por catalogarla de publicidad electoral ilegal.

Sin embargo, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal estima ahora el recurso presentado por Hazteoir.org y considera que debe prevalecer el derecho fundamental de libertad de expresión, por lo que anula los acuerdos de la Junta Electoral, avalando así futuras nuevas campañas en contra de candidatos electorales.

«Influir» no es igual a «pedir el voto»

La Junta Electoral Central basó su decisión en la prohibición de la ley electoral LOREG de realizar actos de campaña electoral a cualquier persona jurídica, que no sean partidos o agrupaciones de electores a partir de que se convoca la fecha con las urnas. Además, consideró que se trataba de una campaña organizada para orientar el sentido del voto en contra de la candidatura del PP de Cifuentes, como denunció el PP.

Pero la organización Hazteoir.org recurrió alegando que no pedían el sufragio para ningún candidato, sino que únicamente hacían visible el posicionamiento concreto de un candidato concreto sobre el aborto. La Fiscalía apoyó este recurso, como finalmente ha hecho el Supremo, que concluye: «influir» no puede considerarse igual que «pedir el voto».

«Estrangular el debate público»

En la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Nicolás Maurandi, se señala que de la prohibición de hacer campaña electoral «deben quedar fuera» las actividades «no directamente encaminadas a captar votos favorables, aunque exterioricen posiciones críticas o discrepancias» con los candidatos.

También indica que «establecer una equivalencia entre pedir el voto e influir en el voto puede conducir a una grave y desproporcionada restricción de derechos fundamentales durante el periodo electoral, estrangulando el debate público y convirtiendo el espacio de diálogo político en un ámbito de monopolio ocupado en exclusiva por los partidos políticos y sus candidaturas».