ABC

El «Sheriff» Ginés, en busca y captura

El juzgado ordena su detención e ingreso en prisión para cumplir año y medio de condena

MADRIDActualizado:

El juzgado de lo Penal número 12 de Madrid decretó el pasado 27 de abril, una orden de busca, detención e ingreso en prisión para Ginés Jiménez Buendía, de 59 años. El que fuera jefe de la Policía Local de Coslada durante 20 años fue condenado a año y medio de cárcel en 2013 por obstrucción a la justicia y debería haber ingresado en un centro penitenciario. Fuentes policiales indicaron que, presuntamente, el «sheriff», como se le conoce popularmente, llevaba dilatando esta entrada.

La orden del juzgado, a la que ha tenido acceso ABC, fue ratificada el viernes. Al cierre de esta edición, el expolicía seguía sin aparecer aunque no se descarta que en las próximas horas o días se entregue o sea arrestado. Se da la circunstancia de que, además, tiene pendiente el próximo juicio, aunque aún sin fecha, por el llamado caso Bloque, sobre la supuesta corruptela en parte del Cuerpo que dirigía y que supuso su primera detención, el 8 de mayo de 2008, causando un revuelo nacional y que incluso dio base para una película.

Finalmente, serán doce personas las que se sienten en el banquillo por esa pieza principal. Siete policías locales, entre ellos Ginés (este, por extorsión, cohecho, tenencia ilícita de armas); su esposa e hijo (blanqueo), y tres rumanos acusados de delitos relativos a la prostitución.

«Atemorizó a hosteleros»

Los otros agentes se reparten acusaciones de cohecho impropio, el deber de perseguir delitos, contra la Administración de Justicia y amenazas condicionales. De la ristra de acusaciones desapareció la de asociación ilícita.

En aquel auto, la juez instructora explicaba: «Durante el tiempo que ejerció el cargo de jefe de la Policía Local, atemorizó a diversos hosteleros de la localidad e incluso de Madrid, haciéndoles creer que podía agilizar o paralizar la obtención de licencias municipales o haciendo referencia a sus contactos con altos cargos». Así, lograba «que los hosteleros acudieran sin justificación alguna a su despacho tantas veces como fueran requeridos». Asevera el relato de hechos que ni a Ginés ni a sus acompañantes le cobraban las consumiciones, les invitaban a cenar en el restaurante que les indicara el jefe policial e incluso «patrocinaban el club de fútbol sala en el que jugaba su hijo». También explica el caso de que llegaron a entregar «cantidades de dinero para una revista de Policía Local inexistente, ante el temor de posibles represalias».

El 4 de marzo de 2015, este periódico adelantaba que la Audiencia Provincial de Madrid ratificaba el fallo condenatorio por obstrucción a la justicia. De hecho, el caso hacía referencia a las amenazas y coacciones de Jiménez a una testigo protegida del caso Bloque, a la que había presionado para que retirará la denuncia contra él. Se trataba de una empresaria local de la noche, una de las que presuntamente habría sido objeto del acoso por parte de la supuesta corruptela que se debe dirimir pronto en otro juzgado. Por esos hechos, Ginés ya pasó seis meses en la cárcel. Paralelamente, el pasado septiembre, el «Sheriff» perdía su condición de policía. La decisión del alcalde de Coslada, Ángel Viveros, se basaba en la condena por la que ahora se le busca, en la que, además de los 18 meses de cárcel, se decretaba su inhabilitación especial para el cargo o empleo de policía durante el tiempo de la pena