Entrada de la embajada coreana en Madrid
Entrada de la embajada coreana en Madrid - Efe

Investigan un presunto asalto con rehenes a la embajada de Corea del Norte

Fuentes policiales aseguran que ni los trabajadores, supuestamente amordazados durante cuatro horas, ni ningún representante del país han presentado denuncia

MADRIDActualizado:

Viernes por la tarde en el barrio de Aravaca. Un grupo de hombres supuestamente entró y asaltó la embajada de Corea del Norte, situada en el número 43 de la calle de Darío Aparicio. Al parecer, los ladrones habrían maniatado y retenido a los trabajadores durante cuatro horas y se habrían llevado varios equipos informáticos.

La Comisaría General de Información investiga ahora este enigmático suceso. Fuentes policiales aseguran a este diario que no consta denuncia alguna por parte de la embajada o del cuerpo diplomático. Las diligencias siguen abiertas y la información es todavía muy confusa por la falta de testimonios de los representantes de Kim Jong-un.

Fue una de las trabajadoras las que consiguió dar la voz de alarma a las 17.00 horas. La mujer escapó del recinto y, en el exterior, en plena zona residencial y muy cerca de la sede del Centro Nacional de Inteligencia, comenzó a pedir auxilio a gritos en coreano. Los vecinos avisaron a la Policía, que le tomó declaración para que pudiese explicar lo ocurrido en el interior. Según desvela El Confidencial, aseguró a los agentes que un grupo de hombres habían entrado y habían «amordazado al personal». La mujer tuvo que ser atendida por unos arañazos.

Cuando la Policía pidió refuerzos, con el objetivo de comprobar la veracidad de lo que estaba diciendo la mujer, un hombre trajeado y con el pin del mandatario coreano les abrió la puerta. «No hay ningún problema. No está pasando nada», aseguró a los policías.

Los agentes, desconfiados y por orden de un superior, permanecieron en el lugar realizando vigilancia. El portón de la finca se abrió y salieron dos coches de alta gama a gran velocidad. Según el discurso de los testigos, minutos después salieron a calle los trabajadores del recinto consular que supuestamente habrían estado retenidos. El Samur se desplazó hasta la sede consular para atender a tres personas que presentaban contusiones leves. No necesitaron traslado a ningún centro hospitalario, por lo que a las 22.29 horas se les dio el alta en el lugar.

Los agentes investigan ahora qué contenían los ordenadores que los asaltantes decidieron llevarse y si la información podía perjudicar o beneficiar a alguien.