El abogado Víctor Joel Salas (izquierda)y las tres víctimas mortales
El abogado Víctor Joel Salas (izquierda)y las tres víctimas mortales - ABC
Sucesos

La infidelidad que desencadenó la matanza de Usera

El abogado Víctor Joel Salas conoció a la doctora alemana Irina Trippel cuando ella viajó a Madrid a hacer un curso. Su marido vengó la infidelidad con tres muertes

MADRIDActualizado:

Corría el año 2015 cuando la doctora Irina Trippel viajó desde Alemania a Madrid para asistir a un curso sobre medicina. Allí, en circunstancias que no se han determinado, conoció al abogado peruano Víctor Joel Salas.

Ella estaba casada y él, separado de su compañera de bufete Elisa Consuegra, de nacionalidad cubana, con quien se había casado para que ella obtuviera los papeles. Irina trabaja como especialista en medicina general en una clínica de Ludwigsburg. A unos 130 kilómetros de donde residía su marido, Dahud Hanid-Ortiz, un exmilitar de EE.UU. y nacido en Venezuela.

En aquel momento, el matrimonio de la doctora no iba bien, y las visitas de Salas a Alemania fueron sucediéndose. Hasta que Dahud se enteró de que le estaba siendo infiel. Montó en cólera.

No tardó en enterarse de quien era el amante de su mujer, y empezó a amenazarle. Hasta que el 22 de junio de 2016, se presentó en el despacho del letrado, en Marcelo Usera, y preguntó por él a sus empleadas, Elisa y Maritza Osorio, la recepcionista. Esta última llamó a su jefe para avisarle de que «un hombre raro» le esperaba en la oficina.

Entonces, se desató la masacre: Dahud acuchilló a Elisa, mató a palancazos a Maritza y también apuñaló a un cliente del bufete, Jhon Pepe Castillo. Luego, le metió fuego al inmueble y desapareció.

Cuando Víctor Joel Salas se presentó allí, la tragedia se había consumado. Tres cadáveres semicalcinados yacían en la acera. Él, quien era él objetivo del exmilitar, había salvado la vida.

Todo, por una mujer.