Gentes policiales y sanitarios retiran a los cuerpos de las tres víctimas
Gentes policiales y sanitarios retiran a los cuerpos de las tres víctimas - ISABEL PERMUY

Interpol busca a un exmilitar de EE.UU. como autor del triple crimen en el despacho de abogados de Usera

Dahud Hanid-Ortiz, huido a Venezuela, quería vengar la infidelidad de su mujer con un abogado

Actualizado:

Interpol ha cursado una orden de busca y captura contra el exmilitar Dahud Hanid-Ortiz, de 53 años, por la autoría del triple crimen de Usera: la masacre producida en el despacho del abogado Víctor Joel Salas el 22 de junio de 2016 y que acabó con la vida de dos de sus empleadas y un cliente. El letrado, que llevaba tiempo recibiendo amenazas por parte del antiguo oficial porque se acostaba con su esposa, procuró llegar más tarde a su bufete después de que la secretaria (que fue asesinada) le llamara horas antes advirtiéndole de que «un hombre extraño había ido a buscarle». Salas, que era el verdadero objetivo del homicida, se salvó así de una muerte segura. ABC pudo hablar con él a los pocos días, y no entendía quién podía planear una matanza así.

El proceso ha sido largo, con comisiones rogatorias y mucho trabajo policial. Pero el viernes, el juez levantó el secreto de sumario y ahora va a ser más complicada aún la detención.

Dahud Hanid-Ortiz nació en Venezuela (donde desde hace meses la Policía sabe que se esconde), pero también tiene nacionalidad estadounidense. Casado con la alemana Irina Trippel, residía en las afueras de Gunzburgo, en la localidad de Höchberg. Fuentes de la investigación precisaron a ABC que la relación, sin embargo, no iba bien. Dahud (que también se hace llamar David) tiene un carácter complicado, muy violento y que ya le había causado problemas en los diecisiete años que sirvió en el Ejército americano, donde llegó a ser teniente.

El 30 de junio de 2015, un tribunal militar de EE.UU. confirmó la sentencia que le condenaba por fraude, falsedad documental y hurto. En febrero de 2011, se había inventado una vida en la instancia que rellenó para un ascenso y realizar un curso en Fort Lee, en el estado de Virginia. Afirmó que residía en Nueva York y así conseguir hacerse con 87.000 dólares de más por el traslado. También falsificó la planilla sobre entrenamiento en fitness, historial médico y recomendaciones de sus superiores. Yeso que su carrera militar ha sido, incluso, galardonada con el Corazón Púrpura por las heridas sufridas durante su estancia en Irak, tanto físicas como mentales, y también estuvo destinado en Corea.

Descubrió una infidelidad

Fue trasladado a Alemania con su mujer y familia. Pese a su nuevo destino, continuó utilizando utilizando la dirección de Nueva York, durante los dos años que utilizó la treta. Fue ya en el país germano cuando su matrimonio comenzó a hacer aguas y descubrió que su esposa le era infiel con el abogado Salas, natural de Perú, país desde el que llegó a España huyendo, supuestamente, de los narcos contra los que pleiteó durante su época en la Fiscalía del país andino. En la calle de Marcelo Usera, 32, puso en marcha el bugete Eurasia, donde le ayudaba la joven letrada Elisa Consuegra (33 años), de origen cubano (ambos se casaron por conveniencia) y la también cubana Maritza Osorio (46), secretaria y recepcionista. Fue esta última la que esa tarde llamó al móvil de su jefe para alertarle de que había un individuo «extraño» que preguntaba por él.

Era Dahud, que había viajado en coche desde Alemania a Madrid para dar muerte a Víctor Joel (38). Pero en la oficina de Usera solo estaban las dos empleadas. Las agredió con una palanqueta del propio abogado. Llegó un cliente, Jhon Pepe Castillo (43), que fue asesinado a golpes y cuchilladas. Prendió fuego al despacho y a los cuerpos, y regresó a Alemania. Pero huyó más tarde a Venezuela. Salas logró salvarse y puso en la pista a Homicidios.